Así lo revela el informe que reposa en manos de los diferentes miembros de medios de comunicación acreditados en Riohacha, que con las acciones de prevención, diagnostico y tratamientos de 86 nuevos casos, porque una persona enferma pueda infectar mínimamente 10 personas con las que convive.
Mientras los enfermos se encuentran en el programa en la mayor tiempo están haciendo mochilas y toda la gama de las artesanías wayuu.

La multinacional tuvo conocimiento del alarmante porcentaje existente en los municipios de Riohacha y Manaure; que están en su área de influencia, razón por la cual decidió realizar convenio con La Asociación Nacional de Enfermeras de Colombia Seccional Guajira.
La empresa llegó a dicho proyecto a titulo de salvadora, porque a finales de diciembre había sido finiquitado por falta de recursos económicos, al seguimiento y empeño de las médicas Zobeida Brito Campo, Belkis Martínez y Rosalía Mengual, responsables de programa de tuberculosis de los hospitales de Riohacha y Manaure.
También se contó con el apoyo de los directivos de ANEC, quienes realizaron búsqueda activa de toma de muestra para baciloscopias diagnostica y de control distribución de tratamiento, investigación de contacto y actividades de educación.
El objetivo social de la compañía es proveer recursos para fortalecer acciones encaminadas a detener la morbimortalidad por tuberculosis en su zona de influencia, ubicada en los municipios de Riohacha y Manaure, zona ésta, habitada en su mayor parte por población indígena de la etnia Wayuu.
UNISI es una unidad de atención integral de salud indígena, creada desde 1.991, por un grupo heterogéneo de entidades y personalidades, lideradas por el Fraile Marcelo Graziosi,  ubicada en el corregimiento de Aremashain, jurisdicción del municipio de Manaure.
Es el organismo que ejecuta el proyecto y funcionamiento mensual requiere de 20 millones de pesos; convirtiéndose en un convenio costoso porque el transporte es uno de los ítem más costosos ya que mensual tiene una asignación de 3 millones 500 mil pesos, lo mismo que se pueden estar gastando mensual con la alimentación de los 30 pacientes.
“Nos interesó el programa después de observar los índices que tenía La Guajira con relación al promedio nacional en tuberculosis, presentamos el proyecto y la empresa asignó los 230 mil dólares, que se asignaron para este año”, precisó Ernesto García Isaza, gerente de Chevron en La Guajira.
García Isaza, precisó que es importante realizar alianza con el estado, con el departamento, para ver cómo seguimos realizando el trabajo mancomunado y sacarlo adelante.
Por su parte, el Secretario de Salud Departamental, Jorge Juan Orozco Sánchez, dijo que inspeccionará las arcas de su cartera para ver con cuántos pueden participar en un porcentaje de 940 millones de pesos que se requieren para su mantenimiento anualmente.
-Publicidad-
Compartir