En cámara ardiente en la Universidad de La Guajira, el sábado en horas de la tarde, precedido de una misa.

Así quedó expresado en la resolución 2450, firmado por el rector Carlos Arturo Robles Julio, donde se lamenta la muerte de Patricio Ochoa Redondo, Francisco Ramírez Annicharico y Álvaro Pinto Pinto.
Los cuerpos de Ochoa Redondo y Ramírez Annicharico, permanecieron en cámara ardiente durante varias en las instalaciones de la Universidad, en tanto el de Pinto Pinto fue trasladado a la sede en Fonseca.
Manifestaciones de dolor, fueron expresadas a los familiares de los tres funcionarios que perdieron la vida en un lamentable accidente de tránsito, cuando regresaban desde Barranquilla hasta Riohacha.
El rector de la Universidad de La Guajira, Carlos Robles Julio, en medio del llanto, expresó su pesar por la muerte trágica de sus compañeros de trabajo, además de amigos que lo acompañaron en muchas de las actividades que lo llevaron a la rectoría.
Destacó el espíritu jovial, y el deseo de superación de los tres funcionarios, que precisamente encontraron la muerte luego de regresar para festejar un  nuevo triunfo académico, con sus familiares y amigos.
El rector Carlos Arturo Robles, aseguró que la institución perdió a tres personas valiosas, destacadas por sus altas calidades humanas, y por la responsabilidad con que asumieron sus cargos.
Por su parte Jairo Aguilar Ocando, ex rector del alma mater, dijo que fue una perdida prematura, “tres personas de bien, que nos contagiaban con su alegría, los vamos a extrañar profundamente”.
Explicó, que son situaciones que no se entienden, porque precisamente regresaban para disfrutar un nuevo logro académico, y las fiestas de diciembre con sus familias.
En tanto, Boris Romero funcionario de la institución, aseguro que fueron tres funcionarios y compañeros que se destacaban por su jovialidad, y la atención alegre que brindaban a quien llegara en busca de alguna información.
“Llevaban a la Universidad por dentro, disfrutaban estar en ella, y hacían honor a la amistad con nuestro rector”, puntualizó.
Los cuerpos sin vida de Patricio Ochoa Redondo y Rafael Ramírez Annicharico, fueron trasladados hasta el cementerio central de Riohacha, donde recibieron el último adiós de sus familiares y amigos; en tanto el de Álvaro José Pinto Pinto, fue trasladado hasta el cementerio de su pueblo natal Carretalito donde recibió cristiana sepultura.
-Publicidad-
Compartir