-Publicidad política pagada-

Las dificultades
que se existen a la hora de obtener licencias ambientales, los acuerdos con las
comunidades indígenas y la tendencia a la baja de los precios del carbón, eras
serían las razones que llevaron al magnate brasileño Eike Batista a estudiar la
suspensión del proyecto carbonífero.
 Eike Batista, magnate brasileño propietario de CCX
El empresario le
informó al Consejo de Administración de la minera su intención de comprar, de
forma directa o a través de filiales, la totalidad de las acciones en
circulación de CCX en el mercado bursátil de Brasil.
Esta compra se
haría a través de una oferta pública de canje, para la cancelación de la
inscripción de la empresa con la Comisión de Valores Mobiliarios de Brasil
(CVM).
El precio máximo
por acción en la oferta pública inicial será de 4,31 reales brasileños, monto
que será pagado en el intercambio de acciones de propiedad de Batista, de forma
directa o a través de empresas del grupo que cotizan en bolsa, en particular
MMX Metálicos, LLX Logística, MPX Energía, OGX Petróleo y Gas, y OSX Brasil.
El proyecto de la
Carbonera CCX en el sur de La Guajira, que incluía puerto, línea férrea y minas
de carbón a cielo abierto y una subterránea.
El proyecto minero
planteado inicialmente a través de la compañía CCX comprendía las minas San
Juan, Cañaverales y Papayal, ubicadas en el sur de La Guajira.
Así mismo, contemplaba
la construcción de una línea férrea de 150 kilómetros y un puerto de cargue
directo en Dibulla a un costo de US$ 400 millones con una meta de producción de
hasta 35 millones de toneladas anuales de carbón térmico.
 Foto de archivo
CCX Colombia (antes
MPX), perteneciente al grupo brasilero EBX, cuenta con 22 títulos mineros en La
Guajira.
El año pasado la
firma especializada AMEC Americas Limited certificó 5.200 millones de toneladas
de recursos y reservas solo para el proyecto San Juan.
-Publicidad-
Compartir