Con
esta afirmación comienza la denuncia que hicieron los concejales Iler Acosta
Mejía y José Ramiro Bermúdez Cotes, contra el exconcejal Leandro José Mejía
Díaz, ante la gerencia departamental de la Contraloría General de la Nación y
ante la Contraloría Departamental.
Los
servidores públicos le piden a los órganos de control hacer una auditoria
fiscal del 2009, precisamente año en que Mejía Díaz se desempeñó como
presidente del Concejo de Riohacha.
Leandro José Mejía Díaz
En
su misiva manifiestan que después de observado los archivos han notado
inconsistencia como en el mes de febrero de ese 2009 hubo 37 inasistencias de
los honorables concejales a las sesiones; sin embargo el presidente las habría
cancelado en su totalidad.
 Iler Acosta Mejía
En
la queja referencian la ley 136 del 1994 en su artículo 65 y de acuerdo a lo
planteado por el Consejo de Estado en su sala de consulta manifiesta “Cuando un
concejal no asiste a la sesión no debe pagársele. La asistencia comprobada a
las sesiones plenarias no puede entenderse solamente con la contestación a la
lista, sino también a la permanencia del concejal a la sesión.”
José Ramiro Bermúdez Cotes
Igualmente,
manifiestan que en casi la totalidad de la contratación no existen, no tienen
número, los certificados de disponibilidad presupuestal y R.P no se encuentran
firmados; pero en los recibo de caja se encuentran recibido a satisfacción de
cada contratos.
Los
denunciantes aportaron a la queja varios contratos a la azar en donde se
encuentran las presuntas anomalías (024, 026, 052 y 059 del 2009) para
verificar lo dicho. 
-Publicidad-
Cargando...
Compartir