La
empresa Promigas le ha quedado mal a las comunidades de la etnia Wayuu, así fue
de claro, y se observó después de determinada la sesión a la que compañía trató
de explicar su papel frente al cierre de válvula que últimamente han afectado a
centros poblados de Maicao y Manaure.
Francisca Freyle Mengual  
La
empresa delegó como su vocero ante los diputados al abogado Jaime Deluque,
quien labora en la parte legal de la empresa, pero que no convenció a los
diputados y lo peor del caso, dejó a la empresa mal parada ante la dirigencia
de La Guajira.
Edgar Fuminaya Tromp
El
representante de la multinacional aseguró que los nativos están siendo
utilizados por terceras personas y eso ha hecho que la situación se vuelva casi
que incontrolable. Además, que en los Resguardos indígenas no se pueden registrar
la servidumbre.
En
ese sentido, el diputado Idelfonso Medina Romero, le reprochó la argumentación del
alto funcionario y lo invitó a que conozca un poco más la cultura de la etnia
wayuu. “Lo que pasa es que ustedes quieren encontrarse con quien no puedan
contener un diálogo de entendimiento y la empresa tiene la obligación de
registrar territorios de propiedad colectiva la servidumbre”.
Rodrigo Lastra 
Por
otro lado, le manifestó que la empresa debe solicitar permiso a las autoridades
para realizar cualquier intervención en el sector d esa comunidad. “Ustedes
quieren realizar los trabajos sin solicitar nada”, reiteró Medina Romero.
La alcaldesa
de Manaure, Francisca Freyle Mengual 
puso en evidencia el perjuicio que se le viene haciendo a su comunidad
ya que en 6 ocasiones se ha suspendido el servicio de gas. “Nosotros hemos
estado al frente que se le respeten los derechos a las comunidades indígenas y así
iniciamos una serie de diálogos con Promigas.
Jaime Deluque
Por
su parte, el asambleísta Rodrigo Lastra afirmó categóricamente que la empresa Promigas
incumplió en el momento que fue el representante de las comunidades indígenas. “A
mí me tocó retirarme porque recibí un comunicado, diciéndome que si pasaba
algún problema yo era el responsable y me tildaban de terrorista y me tocó
hacer un acta pare retirarme y evitarme esos problemas”.

Argumentó
que en esta coyuntura debe dársele solución a los problemas que tienen los nativos;
porque cuando los indígenas de Manaure se den cuenta que a los de Maicao les
pagaron 7.5 millones de pesos por comunidad, seguramente los de Manaure también
les van a exigir y con todo el derecho.
Mohamed Dasuki
Igualmente
el diputado Edgar Fuminaya Tromp, alzó también su voz de protesta, porque si no
se bloquea la válvula seguramente no estuviéramos aquí. “A veces toca tomar
vías de hecho para que uno sea escuchado. Pienso que los alcaldes también deben
denunciar a Promigas por el incumplimiento con las comunidades y es que todo
negocio que comienza mal termina mal”.
Le
reiteró al funcionario de la empresa, que los wayuu si son dueños de su
territorio, pero la empresa debe construir unas buenas relaciones con la
comunidad y éstas son autónomas las cuales se deben al respeto “Y si aquí hay
alguien que ha fallado ese es Promigas, porque fueron las que llegaron a
nuestro territorio a ofrecer y no a cumplir”, dijo.

Las
multinacionales y la empresa privada están desconociendo a las mismas
comunidades indígenas y lo que ellos respetan es la palabra y lo grave es que
se la falten y aquí las empresas privadas le han faltado a la palabra. “Gracias
a Dios los nativos aprendieron de los golpes y día a día han aprendido a
reclamar su derecho”, dijo Mohamed Dasuki, diputado.
Jorge Mgdaniel Rosado
La diputado
Isabel López García, dijo que la empresa se ha improvisado, porque el hecho de
ofrecer una determinada suma a algunas comunidades, pienso que fue un pago que
se hizo sin planificar.
Hilber Pinto Aragón
Por
su parte, el proponente Hilber Pinto Aragón, aseguró que existen muchos
interrogantes y se debe realizar una mesa de trabajo para reconstruir una relación,
la cual debe ser definitiva y permanente. La situación es grave porque a las
comunidades de Maicao les van a pagar 7.5 millones a los de Manaure y a los
otros del kilometro 23 hacía acá tampoco se le ha resuelto nada.
Finalmente,
el asambleísta Jorge Mgdaniel Rosado, dijo que un funcionario de Promigas se
refiera en esos términos  y le parece un
antecedente funesto que conspira contra la paz y atenta contra la democracia, pero
que fundamentalmente se está atentando y violando contra un derecho natural y
ancestral de los indígenas de nuestro país especialmente, los Wayuu.
-Publicidad-
Compartir