Ya se ha vuelto costumbre en
Riohacha, que los profesores que trabajan por contratos con el municipio a
final del año deben mendigar para que le paguen lo que se han ganado con el
sudor de la frente.
 
Ellos afirman que trabajaron
10 meses y sólo hasta la fecha le han reconocido 8, de los cuales le deben
noviembre y los respectivos emolumentos de ley como son: liquidación, prestaciones
sociales, dotación y capacitación.
 
La empresa que contrató con
el municipio se denomina Painwashi, y su responsabilidad fue cubrir la
población wayuu. Cuyo representante legal es Guillermo Espeleta y el
coordinador es Anastacio Espeleta, que según los mismos docentes son hermanos.
“Esto parece la Saga, es un negocio de familia y los únicos perjudicados son
los estudiantes y nosotros los docentes”, precisó Sandra Rojas.
 
Precisó la docente que en
los últimos de octubre y noviembre los alumnos quedaron sin la respectiva
alimentación. También argumentó que ellos trabajan en muy malas condiciones. No
tienen infraestructura, tampoco sillas y este año tuvieron dificultad con el
transporte de los niños y niñas.
 
Finalmente, se conoció que
la planta de docentes asciende a 540 profesores, que de no resolverle la
situación llegaran en bloque a la plaza padilla a reclamar su dinero. Y saber
que ya comienza la angustia el saber que se vienen acercando las fechas
importantes para toda familia. Pasar navidad entrenado ropa y los hijos con
juguete nuevo.
-Publicidad-
Compartir