“Desde el año 2009 no se
produce un gramo de sal en Sama”: Luis Arciniega Cotes.
La falta de comunicación
entre socios y la mala administración, tienen muy cerca del abismo, a la
empresa de los manaureros Sama. Esta situación obligó a meterla en la ley 550,
pero aún así no dejan trabajar para irla mitigando en la parte financiera.
La empresa pertenece al
pueblo de Manaure.  Asociación Sumain
Ichí, tiene el 36%, le sigue Asociación Waya Wayúu 30, Asociación Asocharma 10
y el Municipio de Manaure 24%, es decir, es una propiedad de sus habitantes, pero
que ironía ellos mismos la están acabando.
En diálogos con Elmer
Altamar Gómez y Luis Arciniega Cotes, miembros del cuerpo colegiado de dos de
las cuatro asociaciones que se compone la empresa; advierten que así es muy
difícil trabajar, que ellos han hecho todo lo posible para que la operatividad
de la empresa mejore al igual que la calidad de vida de sus asociados.
Elmer Altamar Gómez
Elmer Altamar Gómez, dijo
que los paros, por lo regular son exigencias justas, que él lideró varios
procesos de cese de actividades “reclamamos el pago de la cosecha, el mejoramiento
en el trabajo, el pico, la pala, el precio de la cosecha”.
Manifiesta que esas
negociaciones en medio de los paros han permitido mejor estabilidad y sus
frutos se verán cuando se busque el nuevo operador. “Por lo menos las
utilidades serían entre 3 mil a 4 mil millones de pesos, claro después que la
este marchando en un 100%”.
Para Luis Arciniega Cotes,
quien lleva 6 años en la empresa, han sido momentos difíciles. Recordó el año
2009, como nefasto, se hicieron tres parálisis y hubo un acto que se consideró
como terrorista. “Rompieron los jarillones y se fueron al mar 9 millones de
metros cúbicos de salmuera, causándole una pérdida superior a 10 mil millones
de pesos a la empresa”.
Luis Arciniega Cotes
Aseguró el año 2010, también
fue negro para los intereses de Sama hubo invierno que provocó cuatro
inundaciones y este 2013, ha sido caótico que ha tenido la sociedad.
Igualmente, aseguró que la
empresa espera del Gobierno Nacional que le ayude a conseguir un bono de
crédito para trabajar los próximos tres meses con tranquilidad.
En estos momentos existe un
sabor agridulce, porque tienen la posibilidad de cambiarle el rumbo a la
empresa; pero algunos de sus dueños no lo permiten: cuando no es paro de los
trabajadores afiliado al sindicato son algunos de los dueños o socios.
Sin embargo, la empresa está
en una etapa muy trascendental; porque tiene 5.400 millones de pesos, que en la
actualidad están en Fogafín y que pueden estar ganando intereses.
También existe la
posibilidad que el Ministro de Minas y Energías, Amylcar Acosta Medina, le
inyecte unos recursos importantes, se ha dicho que oscilan entre 6 y 10 mil
millones de pesos.
 Lorenzo Rosado
Acosta Medina, dijo que
estaba dándole respiración boca a boca a la empresa Sama, al igual que el
representante Jimmy Sierra Palacio, quien junto con la alcaldesa Francisca
Freyle Mengual, le han puesto todo el empeño para sacarla de la crisis.
La empresa fue conducida a
la ley 550 y su promotor es Luis Fernando Alvarado, con esto se busca su
salvamento. Lo grave es que ya va un mes y sólo faltan tres meses para cumplir
los objetivos del promotor, pero existe un fuerte hostigamiento por los
miembros del sindicato y ahora por algunos socios, y no dejan avanzar.
En la actualidad la empresa
está cerrada por Lorenzo Rosado, una autoridad tradicional y quien también es
socio de la empresa, que reclama el 3% de las utilidades que debe dar la
empresa. “Mi malestar es porque el representante legal no nos tiene en cuenta,
y no recibimos ayuda y queremos un mejor bienestar a nuestros hijos”.
En la parálisis participan
unas 100 personas, entre ellas unas 40 Autoridades Tradicionales. En busca de
la solución a este problema ha participado el Mayor de la Policía Oscar Olarte
Chavarro, comandante de Estación de Policía de Uribia, la alcaldesa de Manaure,
con el diputado Rodrigo Lastra y los mismos concejales; quienes realizaron una
reunión urgente para levantar el paro.
Lo cierto es, que el
salvamento de la empresa depende de los mismos dueños y que la comunidad
comience a observar lo que sucede dentro de la empresa, porque como van las
cosas, se acabará la gallina de los huevos de oro.
Escribió Clímaco Rojas Atencio
-Publicidad-
Cargando...
Compartir