Los políticos están usando
todas formas para llevar su propuesta a la ciudadanía.

Las
quejas son evidentes. La ciudadanía maicaera comenzó a protestar por los
ensordecedores sistemas propagandísticos utilizados por algunos candidatos a la
cámara e la Guajira, por los cuales muchos no votarán debido a que no los
consideran consecuentes con el perjuicio que les ocasionan estos estridentes
equipos rodantes  que son usados para
llamar la atención de los electores.
“Esto
es un infierno cada ve que hay campaña política porque uno no puede ver el
noticiero de televisión, la radio o leer. Los hijos se quejan que no se
concentran para hacer las tareas por tanta bulla”, expresó muy molesta una
señora habitante del barrio San José.
A
estos bullosos vehículos con propaganda electoral, se suman  quienes viven cerca de los locales escogidos
como comandos o sedes políticas, tampoco tiene vida tranquila, pues allí, nadie
se explica para qué utilizan unos descomunales alto parlantes para colocar
músicas y jingles, como si eso les fuera a sumar adeptos. Esa estridencia
también tiene con dolor de cabeza a más de un vecino en la población
fronteriza.
No
conforma con toda esta atrevida contaminación, caso en el cual la encargada del
proteger el Medio Ambiente no dice ni hace nada, se agrega que los llamados
pega-afiches, dando muestras de su total desconocimiento de las normas cívicas
y muy distantes de las convenciones sociales dañan los motivos que las Juntas
de Acción Comunal colocan en los postes tapando también con propaganda política
(no pagada) los trabajos hechos para embellecer las avenidas de la ciudad.
-Publicidad-
Compartir