Una visita de los miembros de
la Policía Nacional a establecimientos comerciales que expenden y reparan los celulares
arrojó una cifra importante, se decomisaron seis equipos de comunicación.
Con esta acción se denota
que los miembros de la fuerza pública comenzaron a darle aplicabilidad al
decreto 1630 de 2011 y que cuyo ponente fue el representante a la Cámara Alfredo
Deluque Zuleta.
El propósito de la ley es restringir
la utilización de teléfonos celulares robados o extraviados en el país y que
han sido denunciados por el propietario.
Según la Policía los aparatos
decomisados son de diferentes marcas y modelos, son avaluados en la suma de
seiscientos mil pesos; fueron dejados a disposición de la Seccional de
Investigación Criminal (Sijin), para la verificación de los números de
identificación y documentación que acredite la legalidad de los mismos. 
-Publicidad-
Compartir