Docentes y estudiantes no
ven el día en que las cosas mejoren

Una
vez más, la comunidad educativa de la Institución Etno- Educativa Kamuchasain,
dan a conocer la real situación en que se reciben los conocimientos sus hijos,
y aseguran el porqué de la mala educación del municipio y en el mismo
departamento de La Guajira.
El
centro educativo se encuentra ubicada en el kilómetro ocho, salida a Valledupar
a mano izquierda de la carretera. La entrada, es difícil aun utilizando un
medio de transporte como el de una motocicleta y en la terminología de la
Secretaria de Educación es una zona de difícil acceso.
Al
llegar y observar el lugar, inmediatamente nos damos cuenta de las condiciones
difíciles en el cual los docentes y estudiantes desarrollan sus actividades
académicas.
Allí
asisten a clases unos 200 niños y niñas que no reciben una educación óptima
y  en 
condiciones dignas, porque no se cuenta con las condiciones mínimas,
para inculcarles los conocimientos.
Los
niños y niñas hacen sus necesidades en el monte, porque los baños no están
adecuados, los salones de clase están en muy mal estado, lo mismo que la
silletería, optando los estudiantes por sentarse en el piso. Además, carecen de
un comedor infantil  ocasionando que los
niños tengan que comer debajo de los arboles protegiéndose así de los
inclementes rayos del sol.
Asimismo,
la cocina donde se prepara la alimentación no es la más adecuada, está
prácticamente a la intemperie y la minuta sugerida por el ICBF, no se contempla
por ninguna parte. Es muy común, que determinados niños queden sin recibir su
ración alimenticia.
Suministran
dos pacas de arroz, para 10 días, por día son 5 kilos de arroz para más de 200
niños. Hay que tener presente, que hay niños que viven a más de 5 kilómetro;
algunos se transportan en bicicleta  y la
mayoría lo hacen a pie, por lo que en ese trayecto el poquito nutriente que
adquirió en la escuela se quedó en la caminata para llegar a su comunidad.
Docentes
manifestaron, que la situación en la subsedes de Cerro Peñarel y Kaimara, es
aún más crítica toda vez, que docentes y niños desarrollan las actividades
académicas debajo de los árboles.
En
lo laboral los docentes contratados por la ONG, Painwwashi, que trabajan en
Kamuchasain se les deben aún el mes de Febrero y 19 días del mes de marzo del
año 2013 y en lo corrido del año 2014 aún no han firmado contrato.
Esta,
es la realidad de un gran número de Centros-Etno-educativos en el municipio de
Riohacha, con la esperanza  puesta en la
discusión con las autoridades municipales del documento base para el
fortalecimiento de la educación propia en el sector indígena Wayuu del
municipio de Riohacha.
-Publicidad-
Compartir