-Publicidad política pagada-
Como persona se siente sin fuerzas para seguir y a veces cabizbajo. Existen momentos triste de un mandatario, donde piensa que ya no puede responder más y cada día lo que llueve es más problemas.
Con ese relato, recibió el alcalde Abel José Geacometto Fominaya, al apoyo que le ha dado Cerrejón en apoyarle decididamente en el problema de hambruna, porque piensa que es una persona de fiar, que trabaja incesantemente por su comunidad.
“Hoy amanecí con la cabeza a punto de explotarme, por tantas situaciones complejas en el municipio, pero estos gestos por parte de una empresa privada y tan reconocida en el país, como Cerrejón, lo invitan a seguir trabajando”, precisó Geacometto Fominaya.
Manifestó que Cerrejón, es un potencializador y revitalizador de las baterías como mandatario. “Hoy estaba en low y ahora estoy en full. Seguramente amaneceré con ganas impulsando a mi municipio para seguir adelante”, dijo.
El vicepresidente de Relaciones Públicas de Cerrejón Juan Carlos Restrepo, recordó un pasaje de su vida, el día que conoció al mandatario de los uribieros.

“Entre a Cerrejón el 1 de octubre del año 2012, pero tuve la oportunidad de conocer al alcalde Geacometto Fominaya unos cinco días antes en un Acuerdo para la Prosperidad que hubo en Maicao. Lo conocí llorando, estaba con los ojos aguados del desespero, diciéndole al presidente de la República, llevo cinco días sin luz”.
Juan Carlos Restrepo
El tema era la energía eléctrica y los problemas de Electricaribe. Es una persona que me inspira el más alto respeto y nos sentimos muy complacidos de ser su coequipero de ser su vecino. Nos sentido muy bien rodeado; puntualizó Juan Carlos Restrepo.
Igualmente, dijo que desde que llegue a La Guajira, siempre ha tenido la oportunidad de conocer las preocupaciones de esta administración y la del alcalde de Uribia.
 “En dos años y medio de gestión y buenas prácticas administrativas da como resultado que una empresa como Cerrejón te diga, confío en ti, eso no tiene precio”, indicó el mandatario de los uribieros Abel José Geacometto Fominaya.
-Publicidad-
Compartir

1 COMENTARIO

  1. “En dos años y medio de gestión y buenas prácticas administrativas da como resultado que una empresa como Cerrejón te diga, confío en ti, eso no tiene precio”, indicó el mandatario de los uribieros Abel José Geacometto Fominaya. Sin embargo, hay que precisar que se necesita distinguir entre caramelo y comida. Cerrejón sabe que es al Municipio de Uribia a quien más le debe en Impuesto Predial. Sí le debe el Impuesto Predial de línea férrea y carretera de 28 años: 1.984-2.012 Cerrejón da un caramelo de $1 mil millones para que no le pidan la comida de $200 mil millones. Alcalde Abel Giacometto Fominaya ¡cobre! para que reciba 200 veces más de lo que le regalan.

Comments are closed.