También manifestó que le
trataron de manipular la los testigos para que no declararan 

Alexander Enrique Martínez Sarmiento, ahora teme
por su vida después de haber tomado la decisión de denunciar laboralmente a la
alcaldesa de Albania, Oneyda Rayed Pinto Pérez.
Alexander Enrique Martínez Sarmiento.
“No he tenido inconveniente desde la existencia de
mi vida, hasta este momento, solamente con ella; y saber que en Colombia y en
La Guajira todo se resuelve con muerte”, precisó Martínez Sarmiento.
También dijo sentirse indignado, después de saber
que la mandataria de los albaneses dijo no conocerlo después que era su súbdito
ahora lo desconoce.

Martínez Sarmiento, 
trajo a la audiencia realizada en Riohacha a dos testigos, quienes no
fueron escuchados y tampoco conoció el porqué. Los declarantes son Víctor
Manuel Arregoces y Alexander Caro;
quienes dijeron haber sido trabajadores de Oneyda Rayed, pero fueron
desvinculados según ellos, de manera ilegal y también la demandaron.

“Nosotros éramos vigilantes de la casa y el
vehículo se lo robaron del frente de la casa y se nos tenía prohibido estar a
fuera. Pero nos despidió hasta nueva orden y por eso la llevamos a juicio y nos
pagó lo que ella quiso”, precisó Alexander Caro.

Alexander Enrique, dijo que la alcaldesa les pagó a
Víctor Manuel Arregoces y Alexander
Caro; la deuda que tenía con ellos, pero lo raro fue un día antes de que se
presentaran como testigo de la demanda que él
Oneyda Rayed Pinto Pérez
Es preciso recordar que la alcalde de Albania
Oneyda Rayed Pinto Pérez, enfrenta una demanda de tipo laboral porque
aparentemente contrató verbalmente a Alexander Enrique Martínez Sarmiento, para
que cumpliera funciones de conductor y escolta, protegiendo a Jan Keller
Hernández Erazo, quien era el mandatario local del mismo municipio.

Martínez Sarmiento, aseguró que no demandó a
Hernández Erazo, porque era igual que él. Un conductor y escolta, pero que ella
lo colocó como mandatario de los albaneses. Puntualizó que Rayed Pinto, era
quien pagaba, porque Jan Keller porque no tenía con qué.
Indicó que laboró desde el 5 de mayo del año 2007
hasta el 3 de febrero del 2011, hasta el momento que asesinaron a un hermano,
que también laboraba con ella.
Los testigos de Alexander Enrique Martínez Sarmiento, son: Víctor Manuel Arregoces y Alexander Caro, quienes eran trabajador de Oneyda Pinto Pérez, y resultaron demandándola de manera laboral.

“Nunca le cobré a Hernández Erazo, porque no tenía
cómo pagarme, él era un trabajador igual que yo;  escolta y conductor; pero ella lo colocó como
alcalde, y ella me asignó a él. Comenzamos ganándonos 100 mil pesos y
terminamos con 700 mil pesos y por eso le cobro a ella, porque él nunca tuvo
para pagar”. 
-Publicidad-
Compartir