Para controlar a los jóvenes que se excedieron en la
celebración por la victoria del Junior sobre Nacional en la final del fútbol
colombiano, la Policía Nacional y el Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad,
debieron intervenir en los desordenes que hubo en Riohacha.
“A las dos de la madrugada se presentó una turba en el
parque Nicolás de Federman, donde la Policía Nacional pudo intervenir y
neutralizar estas actividades, donde observamos que la mayoría de los participantes
en la gresca estaban bebidos y eran menores de edad”, indicó el secretario de
Gobierno Municipal encargado, Deider Valdés González.
Para las autoridades la ingesta de licor por parte de los
adolescentes sin el control de personas adultas es una de las mayores
situaciones difíciles que se está viviendo en Riohacha.
“El requerimiento que nos hace la Policía Nacional, que
le hagamos el llamado a los padres de familia, para que determinen donde están
sus hijos, que hacen esos jóvenes tomados en la madrugada causando
incertidumbre y desorden en la comunidad”, aseguró Valdés González.
De acuerdo con el funcionario, la situación se controló a
tiempo, aunque estuvo el escuadrón antidisturbios en la calle, la presencia de
ellos sirvió para disolver la turba.
“Hasta el amanecer no se presentó enfrentamiento con el
Esmad, porque los patrulleros de la vigilancia logró neutralizar y disolver a
los que hacían el desorden y si los uniformados no llegan estuviéramos hoy
lamentando casos desagradables para la sociedad”, agregó ​Deider​ Valdés.
Deider Valdés González.

El secretario de Gobierno Municipal encargado, manifestó
que le brindó durante parte de la noche y la madrugada, el patrullaje realizado
por la Policía Nacional, que impidieron que los desordenes se desbordaran.    
-Publicidad-
Compartir