-Publicidad política pagada-
Miembros de la Unidad Nacional Contra Bandas Criminales,
Antibacrim, afirman que de 33 organizaciones que existían solo quedan tres
operando en 15 departamentos, entre los que se encuentra La Guajira con fuerte
presencia de estos grupos armados ilegales.
Según los investigadores las bandas ilegales tienen
injerencia en La Guajira, Antioquia, Córdoba, Choco, Valle del Cauca, Nariño,
Norte de Santander,  Bolívar, Atlántico,
Magdalena, Sucre, Cesar, Meta, Guaviare y Vichada.
Las organizaciones que hacen presencia en estas
seccionales son: los Usuga antes Urabeños, Los Rastrojos y el Ejército
Revolucionario Popular Anticomunista Colombiano, Erpac.
En la península se encuentran únicamente algunos
delincuentes que se identifican como Urabeños y otros como Rastrojos; quienes
se disputan las rutas de la droga y el contrabando de combustibles, operan
especialmente en la Alta Guajira, que es el punto de embarque de
estupefacientes al mercado internacional; como también se mueven sus efectivos
en inmediaciones con el departamento del Magdalena y el Cesar.
La región fronteriza con Venezuela, la situación es más
complicada porque aparte de las bandas hay otro actor que saca provecho del
ingreso ilegal de gasolina como es el frente 59 de las Farc.
Aunque en algunas ocasiones se ha indicado que existen alianzas
entre las bacrim de La Guajira con miembros de la subversión para dejar pasar
por las trochas la gasolina y el Acpm proveniente de Venezuela.

En Riohacha y Maicao también se encuentran algunas
personas quienes actúan en representación 
de estas agrupaciones, dedicadas a la extorsión e imposición de normas
de convivencia ciudadana. Los más afectados por estos grupos son los
comerciantes de estas ciudades.
-Publicidad-
Compartir