-Publicidad política pagada-
Un total de ocho integrantes de la Seccional de Investigación Criminal, Sijin de la Policía Nacional, han denunciado a sus superiores por racismo y acoso laboral.
Los problemas al interior de la institución armada se han presentado en los últimos tres meses, donde tanto los hombres y mujeres que laboran como investigadores criminalísticos hablan que vienen realizando traslado del personal disfrazando de incompetentes o insubordinados cuando en realidad es por el color de su piel.
“Hasta nuestras instalaciones se han colocado algunas quejas de miembros de la Policía Nacional, por acoso laboral, racismos y se mencionan varios temas; pero todos estos asuntos entran en la ley 1010 de acoso laboral”, aseguró el procurador Regional de La Guajira, Carlos Ramírez Hincapié.
Para el ministerio público, cada denuncia surte un procedimiento y en este caso debe trasladarse a otra instancia que defina una conciliación para que después se pueda conocer disciplinariamente.
“Hemos recibidos algunas quejas colocadas por funcionarios que tiene que ver con acoso laboral se debe surtir un trámite que está contemplado en la ley, De inmediato que la Procuraduría conoció el tema remitió al comité parital de la entidad surta una primera conciliación”, agregó Ramírez Hincapié.
La Ley 1010 del 2006 define la práctica que se mantiene oculta, ignorada o silenciada por quienes la sufren por temor a ser despedidos de su trabajo o por no encontrar mecanismos que ayuden a proteger su identidad.
De acuerdo con los investigadores se viene registrando contra ellos agresiones verbales, trato desconsiderado y ofensivo; que son considerados como ultraje a la dignidad humana.
Para el procurador Regional de La Guajira, tanto el acoso laboral y el racismo en una institución, las quejas son tratadas por igual porque se ultraja a la persona por el solo hecho de pertenecer a una afiliación política o religiosa; profesión, raza, sexo o edad.
-Publicidad-
Compartir