-Publicidad política pagada-
Diez millones de pesos ofrecerán las autoridades para dar con el lugar dónde tienen a la bebé que fue raptada del hospital de Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha.

Esta decisión salió del Consejo Extraordinario de Seguridad que se realizó en las instalaciones del comando del departamento de Policía Guajira, en donde se reunieron entidades gubernamentales locales en cabeza del señor alcalde de Riohacha Rafael Ricardo Ceballos Sierra  y organismos de seguridad con el fin de tomar decisiones que lleven a esclarecer con prontitud la desaparición de la recién nacida.
También se le delegó a la secretaria de asunto indígenas departamentales de llevar a cabo diálogos de acercamiento con la comunidad wayuu, buscando una resolución del caso en términos pacíficos dentro de los marcos de las leyes especiales indígenas y evitando conflictos internos entre las comunidades implicadas en el hecho.
Igualmente, al grupo antisecuestro y extorsión (GAULA) tanto de la Policía Nacional como el del Ejército Nacional en coordinación con el CTI de la Fiscalía General de la Nación, llevaran las investigaciones judiciales y acciones pertinentes de acuerdo a la naturaleza de su actuación estatal.
Asimismo, el departamento de Policía Guajira estará realizando a través de sus grupos especializados labores investigativas sin escatimar ningún esfuerzo para dar con la ubicación donde tienen la niña y devolverla  a su núcleo familiar, teniendo en cuenta que fue raptada a pocas horas de nacida y necesita el cuidado materno necesario para sus primeros días de vida.
Por tal motivo, el comando de Policía Guajira a través del señor Coronel Alejandro Calderón Celis, hizo un llamado a las personas que tienen a está bebé para que de una manera voluntaria la entreguen a un organismo del estado o un centro médico.
Cabe recordar que en horas de la tarde del jueves, fue raptada del hospital Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha, una recién nacida que había venido al mundo en horas de la mañana.
La principal sospechosa es una mujer de la etnia wayuu que se encontraba en el lugar y que se habría brindado cuidarla mientras que la madre de la menor se bañaba.
-Publicidad-
Compartir