-Publicidad política pagada-
Hoy, primero de julio La Guajira cumple 49 años de vida
administrativa, rodeado del sueño de sus habitantes que aspiran continúe su
crecimiento social y económico.
Según la historia Alonso de Ojeda fue el primer navegante
que recorrió las costas guajiras hacia 1498, pero sin desembarcar, pues el
primero en hacerlo fue Juan de La Cosa en el cabo de la Vela. 

El territorio
guajiro perteneció al Estado del Magdalena hasta 1871, año en que por virtud de
la Ley 153, el mencionado Estado lo cedió a la nación para que lo administrara
directamente.

Fue territorio nacional hasta su creación como
intendencia por medio de la Ley 34 de 1898. Por decreto No. 807 de 1911 se creó
la comisaría especial de La Guajira con capital en Guaranguro, trasladada más
tarde a San Antonio y después a Uribia; por decreto 1824 de junio 13 de 1954
fue creada la intendencia nacional de La Guajira, con capital en Riohacha y la
población de Uribia pasó a ser centro de asuntos indígenas. Por acto legislativo
No. 1 de diciembre 28 de 1964, se creó el departamento de La Guajira, con
vigencia a partir del 1º de julio de 1965.

El primer gobernador fue José Ignacio Vives Echevarría
del primero de julio de 1.965 hasta el 10 de septiembre del mismo año; el
primer gobernador por elección popular fue el hoy senador de la República Jorge
Ballesteros Bernier quien gobernó desde el 1 de enero de 1.992 hasta el 31 de
diciembre de 1.994, en tanto José María Ballesteros Valdivieso es el primer
gobernador elegido en unas elecciones atípicas el pasado 5 de junio quien
estará al frente de los destinos de La Guajira hasta el 31 de diciembre del
2.015.
La Guajira está compuesta por quince municipios, su
capital es Riohacha una ciudad en proceso en crecimiento, que alberga a ciudadanos
de diferentes partes del país.

La mayor riqueza de La Guajira es su gente, seguido de su
belleza natural que dinamiza el turismo, sus recursos naturales como el carbón,
la sal y el gas.
Los habitantes de La Guajira, coinciden en afirmar que el
territorio si ha avanzado en su desarrollo social y económico, pero no tan
rápido como se quiere.

Precisan, que es urgente un mayor compromiso de los
administradores elegidos por elección popular, quienes deben impulsar sus
programas de gobierno alejado de la corrupción y la politiquería, donde prime
el bienestar social de la comunidad en general.

-Publicidad-
Compartir