Ante una alta mortandad de reses se encuentran los ganaderos, quienes están desesperados porque su patrimonio se encuentra en peligro y claman por el apoyo del gobierno nacional.

“La situación que se nos ha presentado a nosotros ha sido una sorpresa, porque tengo 35 años, de estar metido en el campo en el sector de Matitas y nunca había sufrido la situación que he sufrido hoy; donde he tenido que movilizar de su finca para otros departamentos aproximadamente 2.000 reses, dándola a partir una parte y otras a crédito a tres meses haber si me pagan para no dejarlas morir”, indicó el ganadero Vicente Borrego Mejía.
De acuerdo con el productor, de seguir la problemática, el gremio debe tomar una determinación de presión contra el gobierno central y hacer un paro para que nos solucionen la situación que tiene este sector productivo.
“La muerte diaria por hambre está alrededor de cuatro a cinco animales cosa que me preocupa porque si no hago lo que estoy haciendo quedo en la ruina”, anotó Borrego Mejía.
El propietario pecuario se declara en una situación preocupante, aunque manifiesta que hay que afrontarla, le pide al gobierno nacional que mire a La Guajira porque el ambiente está caótico.
“Yo sacaba aproximadamente 2.500 litros de leche diario que se los vendía a una persona en Fonseca y hoy no estoy entregando un litro, porque la producción ha bajado de tal manera, que lo que se estaba produciendo por vaca de cuatro a cinco litros hoy el máximo es litro y medio”, puntualizó Vicente Borrego.
Para el ganadero es preocupante el subsidio que se está entregando con la compra de alimentos porque esto solo tiene una reducción de 40 mil pesos la tonelada y le parece grave que les vendan tres mil kilos y cuando quieren volver a comprar no hay.
-Publicidad-
Compartir