El
impacto partió la bicicleta en dos y el cuerpo por lo menos quedó unos 30
metros.

Un ciclista murió luego que un vehículo que se desplazaba
en aparente exceso de velocidad se lo llevara por delante, a escaso un
kilometro en la vía que Riohacha conduce al corregimiento de Camarones.
La víctima fatal fue identificada por un amigo, como José
Ramón Nieves, ya que no portaba documentos porque tenía la vestimenta de hacer
ejercicios.
La otra hipótesis era que el automotor se desplazaba en
exceso de velocidad, así lo precisó el capitán Edwin Díaz, comandante de
Policía de Tránsito. También dijo que al conductor se le trasladó a la estación
de Policía a realizarle el examen de alcoholemia.
El fatal accidente ocurrió a unos escasos minutos para la
7 de la mañana de ayer viernes, cuando regresaba de realizar los ejercicios. Fueron
tan brutales los golpes recibidos, que partió el caballito de acero en dos y el
impacto mandó al cuerpo a unos 30 metros.
Por este hecho, se culpa al patrullero David Loiza, asignado
al Grupo de la Inteligencia de la Policía Nacional, quien conducía la camioneta
Chevrolet de color blanca de placa ZJN 065 de Zipaquirá, de propiedad de la
institución armada y se desplazaba en aparente exceso de velocidad.
En el automotor se desplazaban varias personas, todos
policiales  y se encontraban de servicio.
El comandante de Policía en La Guajira Alejandro Calderón Celis, lamentó lo
sucedido, se solidarizó con la familia de la víctima y de inmediato puso al
patrullero a disposición de la Fiscalía General de la Nación.
El levantamiento del cadáver estuvo a cargo de la Policía
Nacional y su cuerpo fue llevado a la Morgue de Riohacha para realizar la
respectiva necropsia.

Mientras se realizaba el levantamiento del cuerpo, los
vehículos debieron esperar más de media hora, pero los que estaban afanados se
metieron por una vía alterna teniendo que pagar 1.000 pesos en cada reten
artesanal que ubicaron igual número de comunidades indígenas, por pasar su
territorio. 
-Publicidad-
Compartir