Darle continuidad al plan de desarrollo que actualmente
se encuentra vigente con algunos ajustes que se consideran necesarios, es uno
de los objetivos trazados en el nuevo gobierno de José María Ballesteros
Valdivieso, elegido en las primeras elecciones atípicas de La Guajira.
Los ajustes de acuerdo al Secretario de Hacienda Cesar
Arismendy, están fundamentados en los términos de eficacia de algunos programas
que se siguen, crear otros y desestimular algunos que no muestran sus impactos.
Cesar Arismendi Morales
En ese sentido, el gobernador José María Ballesteros,
considera fundamental centrar los esfuerzos en la búsqueda de nuevas fuentes de
financiación que básicamente se sustenta en los recursos de regalías que cada
vez más son menos, donde la inversión en 
obras y programas sociales  es más
exigente.
El mandatario precisó que parte de la agenda de su
gobierno, está en buscar y o diversificar fuentes de recursos para la
financiación del desarrollo social y económico de La Guajira, y de saneamiento
de orden fiscal.
El programa de alimentación y recuperación nutricional,
será uno de los  que se ajustarán pues su
ejecución se centró en la zona urbana, se propone modificarlo y llevarlo
básicamente a las comunidades indígenas y campesinas para superar los problemas
de desnutrición. Los entes territoriales responderán por la zona urbana.
“Esa es una decisión que se adoptó al interior del
Consejo de Política Social, y en esa medida el 
nuevo plan de desarrollo para terminar la gestión de gobierno, destinará
parte de sus recursos hacia esos sectores sociales de manera específica”,
precisó el gobernante.
El Secretario de Hacienda Departamental Cesar Arismendi
Morales, aseguró que para atacar el tema de pobreza extrema en lo que poco se
ha avanzado, se trabajarán algunas dimensiones del desarrollo como
identificación, porque un grupo importante de comunidades no cuentan con ese
documento que lo acreditan como ciudadanos colombianos, por lo tanto no tienen
acceso a derechos, a los recursos del Estado, acompañado de otros programas
como generación de empleo ingreso, educación salud, nutrición, habitalidad que
conlleve al acceso a agua potable y bancarización.
El gobernador José María Ballesteros, aseguró que estos
49 años de vida administrativa del departamento se convierte en un reto, para
seguir trabajando en su desarrollo, recuperar la institucionalidad y la imagen
a nivel nacional.
“Es una oportunidad que se me brinda, trabajaré
redoblando todos los esfuerzos para contribuir con el mejoramiento de la
calidad de vida de la gente de la tierra que me vio nacer”, expresó. 
Explicó que La Guajira es una tierra con futuro, y que
una vez logre brindar servicios públicos de calidad y permanente, el desarrollo
económico y social no se detendrá.
-Publicidad-
Compartir