El representante de los estudiantes ante el Consejo Superior de la Universidad de La Guajira, Celso Chinchía Fernández, se mostró en desacuerdo con la decisión del Cerrejón de demandar el cobro de la estampilla Prouniversidad y consideró injusto la acción judicial que iniciaron.
Precisó que los estudiantes estaban pensando tomar vías de hecho, argumento de reclamo ante la multinacional, quien demandó la ordenanza que en su momento expidió la asamblea de La Guajira, y que no afecta a la multinacional, sino a los contratistas de Cerrejón.
 “Hemos decidido después de conversar con el gobernador José María Ballesteros, dar un compás de espera y no proceder con las vías de hecho, pienso que la problemática que se le presenta a los estudiantes en este momento, es muy grave, perjudica a los padres de familia y al bolsillo de todos los estudiantes”, anunció el representante de los estudiantes, Celso Chinchía Fernández.
A la espera del regreso al departamento del mandatario seccional se encuentran los estudiantes y profesores de la Universidad de La Guajira, para conocer sobre el reinicio de clases.
“Nosotros determinamos hacerle caso al gobernador, porque está en Bogotá y pensamos que vendrá con un parte positivo, confiar en su palabra y en el rector Carlos Arturo Robles, aunque estamos muy preocupados, porque ya las labores académicas van a comenzar y todavía no vemos un claro en el camino para que esto se aclare”, explicó Chinchía Fernández.
De acuerdo con el representante de los estudiantes en Uniguajira, el jurídico de esa alma mater y de la gobernación se reunieron, donde analizaron la parte económica para asumir el respectivo pago.
“Para el martes o miércoles se tiene previsto una nueva reunión del consejo superior, donde se tomará las decisiones que correspondan para el bien de la universidad”, remató Celso Chinchía.
-Publicidad-
Compartir