Pasar de intendencia el departamento se convirtió en un logro de tipo mundialista, La Guajira desde su creación ha generado historias invaluables, entre ellas se encuentran los recuerdos de los empleados más antiguos, que hoy todavía laboran en la Gobernación.

 Rita Thoty Gómez


La magia del pasado llegó rápidamente a las mentes de tres de los funcionarios, que al cumplir el departamento 49 años, se transportaron a aquellos años maravillosos, cuando ellos comenzaron.
Estos legendarios hombres y mujeres, han realizado incontables viajes de ir y volver a su puesto de trabajo, dos veces al día entran al palacio de La Marina donde se reúnen con sus compañeros para hacer que funciones el engranaje del aparato gubernamental.
De los 49 tengo 40   
Con mayor tiempo laborando se encuentra Rita Thoty Gómez, quien hace evocación de su memoria para llegar a aquellos bellos tiempos, donde la vida era menos ajetreada.
“De los 49 años que cumple el departamento, yo tengo 40 de estar en el palacio de La Marina; he sido la secretaria de muchos jefes, algunos han sido muy especiales, otros incluso cuando los estaba empezando a conocer fueron cambiados, son muchas las historias”, indicó Gómez.
La vida administrativa de ese tiempo tenía menos complicaciones, porque las normas eran menos y también se han generado cambios hasta en la parte tecnológica.
“Para ese tiempo había un señor que estaba en el cuarto piso, que no era de acá, quien permanecía sentado enviando información por el telégrafo para Bogotá, entonces uno subía para llevare los mensajes y él los enviaba”, recuerda la funcionaria.
En su memoria todavía está impregnada la terraza que había en el cuarto piso, no todo estaba construido y allí se celebraban los cumpleaños de los empleados.
Nos recreábamos bastante
Por su parte, Rafael De Jesús Montero Barrios, expresa que para la época que el ingresó a la Gobernación, había mucha diferencia entre el trato de jefe a subalternos y entre compañeros.
“Voy a cumplir 35 años de estar trabajando aquí en el mes de agosto y, cuando yo entré y así siguió ocurriendo disfrutábamos a cada rato, nos recreábamos bastante, teníamos mucho tiempo libre y compartíamos entre nosotros, había mucho compañerismo”, afirmó Montero.
Los funcionarios de estos tiempos recuerdan que en las tarde, al finalizar sus actividades se iban hasta el muelle, allí se sentaban a disfrutar el nordeste y cuando terminaban de refrescarse se dirigían a sus respectivos lugares de residencia.
“En esos tiempos, la correspondencia se manejaba diferente, cada oficina tenía su libro de radicados, llevando su respectiva radicación de los oficios que se enviaban de una dependencia a otra y las que llegaban de fuera de la Gobernación”, agregó.
Rafael Montero se acuerda que comenzó como mensajero de Planeación y con el tiempo lo han trasladado a diversas Secretarías y ha estado laborando en el despacho del gobernador. En muchas ocasiones lo han comisionado para trabajar en algunas oficinas. Hoy es auxiliar administrativo 05.
Muchas satisfacciones
Con algunos meses menos, encontramos a Sixta Pimienta, quien ha laborado para muchos gobernadores, en ocasiones en el despacho y otras veces con manejo diferente; pero con toda una vida en el palacio de La Marina.
“Yo entre en noviembre, es decir este año cumplo 35 años de labores, de aquellos tiempos recuerdo con mucha nitidez, un aparato que me llamaba mucho la atención, estaba ubicado en la Oficina de Prensa, era el telex, donde la persona se sentaba al frente escribía y de inmediato le llegaba la respuesta en un cable, me gustaba porque respondían allí mismo”, anotó Pimienta.
Esta mujer entró a laborar en 1979, es todo un tiempo memorable, que le han dejado a ella, como en sus otros dos compañeros más antiguos, muchas satisfacciones.
-Publicidad-
Compartir