Ante el silencio existente por parte del hospital Nuestra Señora de los Remedios en Riohacha, por el rapto de una bebé de solo cinco horas de nacida, los familiares determinaron cerrar las puertas del centro asistencial.
“Nosotros cerramos las puertas del hospital porque esperamos que venga alguien y nos responda por la bebecita que se desapareció, de quien nadie nos da información ni chica ni grande”, manifestó María Dolores Uriana Uriana, tía de la madre de la menor raptada.
Por su parte, el papá de la niña Francisco Uriana y la mamá, Luz Marina Castro, han manifestado desde la semana anterior que no se marcharan del hospital hasta que no aparezca la menor.

“Acá no hemos visto a nadie que nos venga a dar la cara, nadie nos ha dado una respuesta de que pasó y porque sacaron a la bebecita de aquí del hospital”, agregó Uriana Uriana.
En el desespero por tener alguna noticia de lo que se está adelantando para dar con el paradero de la bebé, los familiares decidieron tomarse el hospital para conocer alguna explicación.
María Dolores Uriana Uriana
“Nosotros queremos que alguien venga a responder por la bebecita y la familia tomó la decisión porque nadie nos quiere entregar información”, subrayó María Uriana.
Las autoridades policiales, departamentales y municipales se hicieron presentes; al igual que la Gerencia del hospital Nuestra Señora de los Remedios, para intervenir y levantar el bloqueo.
-Publicidad-
Compartir