-Publicidad política pagada-
Hoy, martes primero de julio de 2014 nuestro departamento
cumple sus primeros 49 años de existencia legal por disposición constitucional,
según Acto Legislativo No. 1 de diciembre 28 de 1964,  con vigencia a partir del 1º de julio de
1965, como todos los guajiros sabemos y conmemoramos.
Más allá de la celebración institucional y del nuestro
acostumbrado jolgorio popular, quiero proponerles por este importante medio
periodístico una reflexión como aporte a la búsqueda incesante de la
construcción del departamento no sólo que queremos y anhelamos, sino el que nos
merecemos.    
¿Qué tenemos como división administrativa? De acuerdo a
los datos oficiales, el departamento de La Guajira está dividido en 15
municipios, 44 corregimientos, 69 inspecciones de policía, así como, numerosos
caseríos y sitios poblados por indígenas conocidos como rancherías. 
Si bien es cierto el departamento fue creado desde el año
de 1965, somos un pueblo con historia, que data sin mencionar la
prehistoria,  del colonialismo europeo de
1499, por una expedición iniciada el 18 de mayo de ese mismo año, por Juan de
la Cosa, donde también participaron Alonso de Ojeda y Martín Fernández de
Enciso. Los mencionados anteriormente, recorrieron las costas de la península
de La Guajira (Biblioteca Virtual del Banco de la República). 
Relaciono ese dato histórico, para resaltar que lo peor
que le pudiera ocurrir a un pueblo es perder su memoria y desconocer sus
antecedentes, porque ahí si tendríamos que repetir lo que dice el refranero
popular: “quien desconoce la historia está condenado a repetirla, como comedia
o lo que es peor como tragedia”.
Es absolutamente cierto que los pueblos tienen el destino
que sus líderes le proyectan; la pregunta es: ¿Cuál ha sido nuestro pasado,
nuestro presente y para donde vamos en términos administrativos, económicos,
sociales y culturales? ¿Tenemos un norte, existe alguna proyección y si existe
el pueblo lo sabe?.
Amable lector, usted que con paciencia dedica estos
escasos y valiosísimos minutos en leer esta reflexión que le propongo, se ha
percatado por ejemplo, que aun sigue siendo cierto, lo que ese gran juglar
guajiro que en vida respondió al nombre de Diomedes Díaz, nos dijo en una vieja
pero hermosa canción: “El gobierno no da nada y nos castiga por lo que hacemos
y nos mandan la mala fama con sus periódicos embusteros”.
Aún seguimos estigmatizado por la influyente  prensa nacional que en la mezcla de perversa
de mentiras con verdades nos muestra como ese departamento tomado por la mafia.
Sin entrar a desconocer y discutir que mucho de eso ha tocado administraciones,
me atrevo a decir que la corrupción no ha sido 
nuestro mal peor; no, es peor la negligencia e ineficiencia
administrativa de muchísimos funcionarios públicos.

Guajiros, tenemos un compromiso ineludible en colectivo,
no podemos ni debemos seguir siendo indiferente e inferiores a la
responsabilidad de construir un departamento eficiente en lo administrativo,
que posibilite tener una Universidad acreditada, que se convierta en el faro
que ilumine y guie a sus habitantes; tener un sistema de salud fuerte en lo
preventivo y organizar por fin la red hospitalaria pública; resolver el
problema del agua potable, para poder incluso impulsar los distritos de riego y
convertirnos en la despensa alimentaria de la región y sobre todo algo que es
de la esencia de las democracias, trabajar por una mejor redistribución de las
oportunidades para todos y todas los que habitamos en esta esquina de la
patria. Feliz cumpleaños La Guajira.       
Escribió José Carlos Molina B
-Publicidad-
Compartir