-Publicidad política pagada-
Después de conversar por espacio de cuatro horas, las
autoridades y las familias wayuu, acordaron levantar el bloque que había en el
hospital Nuestra Señora de los Remedios en Riohacha; que fue realizado por los
indígenas al no tener información sobre la bebé raptada en ese centro
asistencial.
“Lo más importante es que seguimos en los urgentes
esfuerzos de ubicar a la bebé y lo segundo es que hemos tenido en bien respetar
los usos y costumbre de los wayuu, donde estamos tratando de evitar un
conflicto entre tres clanes, donde ya no son dos que no queremos que llegue a
tragedia”, anunció el secretario de Gobierno Departamental, Wilson Rojas
Vanegas.
Aunque estaba acordado no tomarse el centro asistencial,
los indígenas desobedecieron el compromiso realizado la semana anterior y
bloquearon las entradas.
“Tenemos la ayuda de varios palabreros, hemos creado unas
normas de convivencia, tengo que reconocer públicamente que los wayuu rompieron
una regla del acuerdo realizado en la Secretaría de Gobierno el pasado jueves,
que no cerraban las puertas del hospital”, explicó Rojas Vanegas.
Para dar con el paradero de la menor, las autoridades en
La Guajira le han solicitado a los palabreros, las autoridades tradicionales y
a los miembros de esa etnia que informen sobre el paradero para que se ganen el
dinero que se ofrece por dar a conocer donde está la niña.
“Hemos acudido a la sabiduría wayuu, nosotros entendemos
que entre cielo y tierra no hay nada oculto, por eso le hemos pedido a ellos,
tengan a bien ayudarnos y ya tenemos doblada la recompensa”, remató Wilson
Rojas.
El secretario de Gobierno Departamental, ha indicado que
la investigación sigue, hay un proceso que tiene reserva sumarial el cual
debemos respetar.
-Publicidad-
Compartir