Varios miembros del comité de emergencia por la sequía se reunieron en Maicao con el fin de dar un repaso a la cartilla de necesidades y posibilidades para comenzar a darle forma al plan de emergencia organizado luego de la declaratoria de calamidad pública.
Los representantes de las  distintas dependencias comprometidas en este órgano de atención expusieron sus necesidades a la Unidad Municipal de Riesgos, con el fin de que se comprometan los recursos necesarios para atender cada frente afectado por el fenómeno de El Niño.
Sin lugar a dudas, los inconvenientes que se presentan en la zona rural, son mayores a los de la zona urbana, según se pudo evaluar de las diferentes intervenciones.
Concepto éste que originó una solidaridad unánime para enfrentar con más rigor los problemas que se presentan en esa área, donde los animales salvajes y domésticos enfrentan la peor crisis.
Después viene la falta de agua para los humanos, los inconvenientes en las instituciones educativas por la falta del líquido para las labores de aseo, que aunque no han originado aún brotes de deserción, si comienza a sentirse  el problema por la falta del agua para suplir las necesidades.
En el caso de la zona urbana la situación es similar, pero sus habitantes tienen a la mano muchas alternativas de solución, las cuales deberán también apoyarse con las medidas que se tomen para enfrentar la crisis.
Después de declararse la emergencia o calamidad pública por parte de la administración municipal, ahora se espera que la Gobernación de La Guajira, también la establezca para entonces poder obtener el apoyo económico del gobierno nacional.
Hasta inició de julio la declaratoria solo se había presentado en los municipios de Uribia, Riohacha, Manaure y Albania, que le permitieron  al primero obtener la intervención de la Unidad Nacional del Riesgo, la Gobernación, Cruz Roja, Policía Nacional, el Batallón Matamoros y el Cerrejón.
-Publicidad-
Compartir