-Publicidad-
Desde las primeras horas del día de ayer, el Gobernador de La Guajira, José María Ballesteros Valdivieso, dialogaba con los indígenas de la etnia wayuu que se tomaron el martes la puerta principal y el portón del Palacio de La Marina, como presión para que las autoridades les resuelvan la problemática que dicen tener hace unos 40 años.
Los nativos pertenecen al Clan Ipuana y reclaman su comunidad Alitayen, sector dónde la multinacional Chevron, explota gas natural. El mandatario de los guajiros se encontraba en la capital del país y de inmediato hizo contacto con los directivos de la empresa multinacional Chevron y con el Director  de Asuntos Indígenas, Rom y Minorías, Pedro Posada, con el fin de encontrar solución a la problemática de más de 38 años del asentamiento indígena.
El líder del clan José Luis Ipuana, presentó al Secretario de Gobierno departamental, Wilson Rojas, los puntos que le exige a la Administración Departamental, en un pliego de peticiones.
Exigir al Gobierno Departamental las garantías, protección y acompañamiento para el retorno del Clan Ipuana de Alitayen a su territorio, la indemnización por los daños causados y la ocupación parcial de su territorio a la compañía Chevron, como también oportunidad de trabajo.
Implementación de programas de salud, educación, agua potable, saneamiento básico por parte del Gobierno Departamental y la Alcaldía de Manaure, impulsar proyectos de crías de caprinos y ovinos, en compensación o reposición de los caprinos y ovinos perdidos durante el proceso de desplazamiento y que permita la subsistencia del asentamiento y el estudio socioeconómico de las condiciones de vida de la población del Clan Ipuana Alitayen.
Al cierre de la presente edición, no se conocían los pormenores de las negociaciones.
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here