-Publicidad-
Para asegurar la continuidad de sus usos y costumbres de indígenas y afrodescendientes, el gobierno municipal realiza actividades para mejorar la atención de las víctimas del conflicto armado que se encuentren ubicados en Riohacha.
“La Ley de Víctimas también tiene unos decretos que nosotros como municipio debemos poner en marcha, donde se tiene que hacer un enfoque diferencial, tanto para: la comunidad afrodescendientes como para los indígenas y en éste último tema hemos venido trabajando”, anunció el director de la Unidad de Atención a las Víctimas de Riohacha, Disnay Freyle Rodríguez.
Tanto en el área rural como en la urbana hay comunidades enteras que llegaron a Riohacha desplazados por el conflicto armado que vive desde hace varias décadas el país.
“Con los afros ya realizamos un primer taller en Cascajalito, donde invitamos a los habitantes de Tomarrazón, Juan y Medio, Moreneros, Las Palmas, Las Balsas y Las Casitas; con quienes socializamos la ley y los decretos que corresponden a este sector poblacional, dejándoles el conocimiento de lo que tienen derecho y como es la ejecución”, explicó Freyle Rodríguez.
De acuerdo con el funcionario se están organizando diálogos con los indígenas zenú, los kankuamos, arzarios y los wayuu, establecidos en Riohacha; para hacer un enfoque diferencial
“Al mismo tiempo estamos preparando el plan de salvaguarda de la comunidad Alewamono y los indígenas kankuamos; los primeros desplazados de Uribia y Maicao y los segundos del sur del Cesar para garantizarles sus usos y costumbres para que se puedan sentir cómodos en el municipio”, subrayó Disnay Freyle.
Para el director de la Unidad de Atención a las Víctimas de Riohacha, en el mes de septiembre se tiene previsto una reunión con los consejos comunitarios para diseñar el proceso de la atención para ellos con un enfoque diferencial.
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here