En el primer día
del paro Por la Dignidad de La Guajira, las pérdidas son millonarias, que se
traducen en el cierre de establecimientos comerciales, no hubo transporte
interdepartamental y la mayoría de los habitantes de los centros urbanos del
departamento se quedaron en sus casas.
También se vio
reflejado a la no entrada de los camiones que llegan procedentes de la Costa
Caribe y Bucaramanga con muchos frutos del campo que abastecen el mercado de
Riohacha y muchos centros poblados de La Guajira.
“Yo voy cada lunes
al mercado a buscar las mazorcas para hacer bollos y venderlas cocida. No
encontré nada, espero ir mañana (hoy), porque con este negocio es que sostengo
mi familia”, dijo Carmen González Gutiérrez, vendedora de los producto del maíz.
Como esta señora,
hubo mucha gente que no trabajaron ayer y ya hoy no tienen qué darle a sus
hijos, por lo que se hace necesario que se lleguen a un punto de acuerdo y se
levante el paro porque la crisis se puede agravar.
También estuvo
paralizado el transporte interdepartamental, los almacenes tampoco abrieron sus
puertas y lo mismo sucedió con los comerciantes de los mercados Nuevo y Viejo
de Riohacha.
Este paro nace
porque los guajiros están cansados de esperar y ser engañados por el Gobierno
Nacional “La protesta es un derecho que todos los colombianos tenemos y mas el
pueblo de La Guajira con tantas necesidades históricas insatisfechas que
realmente le dan sentido el Paro Departamental en La Guajira”, indicó Heider
Fajardo, profesor universitario.
Dijo que le parece
inconcebible que la violencia ha aumentado en el departamento, y sigue habiendo
desplazamiento y más aun teniendo a la cárcel más hacinada en el país.
Criticó que no
entiende que sigan muriendo niños por desnutrición y en el censo hay 527 niños
mal alimentados, por falta de agua y el pueblo guajiro no reacciona. No
entendemos que el departamento está descalificado por el Ministerio de Salud
para atender cuarto nivel en adelante y quien quiera recibir una atención de
alto nivel debe salir de La Guajira.
Manifestó no
entender el letargo de los habitantes de Riohacha. “Tenemos un hospital para
una población de 10 mil habitantes y somos 180 mil. Este es un pueblo dónde no
existe empleo para la juventud naciente con títulos profesionales y
sencillamente no se diga nada”, Heider Fajardo, puntualizó el profesor
universitario.

Los hospitales de
Riohacha, Barrancas, Distracción y Albania, sólo atendieron los servicios de
urgencias. Durante la mayor parte del día, hubo bloqueo en la Troncal del
Caribe, En Maicao, en Albania y jurisdicción de Mayapo; dónde los indígenas de
la etnia wayuu, participaron activamente en el paro.
-Publicidad-
Compartir