La falta de agua para los animales beber es la otra dificultad que tienen los wayuu y que no han podido recibir el preciado líquido de las autoridades.

Aunque la líder, Remedio López Epieyú, no tiene animal rumiante; sólo unas cuantas gallinas, se le quiebra la voz, cuando se va a referir al agua que se necesita para dar de beber a los chivos, ovejos y las pocas vacas que quedan, porque son el sustento de la familia wayuu.
Le pide a las autoridades que les ayuden aprovisionándolos de agua para que los animales no mueran de sed. Siente que los wayuu están rezagados porque no tienen la oportunidad de pedir y muchos menos quien los ayude.
López Epieyú, habita en la comunidad de Palasmana, ubicada a 6 kilómetro de la vía que de Riohacha conduce al corregimiento de Camarones. Ahí al lado de su ranchería se encuentra un jagüey completamente seco, pero ha servido de símbolo de la resequedad y las penurias que tienen los wayuu.
Indicó que los nativos han tenido que realizar pequeños huecos dentro del mismo jagüey para conseguir agua y darle de beber a sus animales; quienes se han acostumbrado a mitigar la sed sólo una vez y antes lo hacían hasta tres veces al día.
Reconoció la labor de la Policía Nacional, que ha estado suministrándole agua potable para el consumo y los quehaceres de la casa, pero queremos unos tanques que se coloquen al lado del jagüey para que los animales la consuman en la mañana.
Refutó la situación que les estén entregándolo arroz “Nosotros no queremos la librita de arroz, tampoco estamos mendingando, sólo queremos agua para los animales”, dijo.
-Publicidad-
Compartir