Después de entrar en calamidad pública, la administración departamental estará destinando 3.700 millones de pesos para atender los problemas de salud que genera la sequía en La Guajira y prevenir las enfermedades en la comunidad.
“Nosotros somos una sectorial más del gobierno departamental, que ha tenido asiento en todo esto de la crisis desencadenada por la sequía, por eso dentro de los recursos hemos hecho un presupuesto de $3.700 millones para cubrir todo lo que tiene que ver con la atención de pacientes”, indicó el secretario de Salud Departamental, Gonzalo Araújo Daza.
Según las explicaciones del jefe de la cartera de salud en la península, el dinero se utilizaría en campañas de: zoonosis, control de vectores entre ellos el dengue, epidemias como las enfermedades diarreicas, las respiratorias y el chinkugunyá.
“Estamos evaluando los efectos que tienen que ver con la sequía, estamos evaluando porque tenemos un mes para presentar una propuesta definitiva para la parte nutricional, que es muy sensible endémicamente, especialmente la población wayuu, donde se han detectado algunas muertes”, anotó Araújo Daza.
De acuerdo con el funcionario la mortalidad por los problemas nutricionales pueden ser más elevado con el intenso verano y la escasez de agua existente.
“Hasta el momento se han registrado 15 muertes, que después de hacerse el estudio epidemiológico de las causas y de los cuales se determinó que cuatro propiamente fueron por desnutrición y otros por enfermedades asociada a este mismo mal, que puede aumentarse con este fenómeno de la sequía”, puntualizó Gonzalo Araújo.
Para el secretario de Salud Departamental, los problemas que trae la resequedad del intenso verano, son provocados por excesivo polvo en el ambiente, el consumo de agua contaminada y los malos hábitos de higiene que tienen las personas para esta temporada seca.
-Publicidad-
Compartir