-Publicidad-
Veintidós años debieron pasar para que la multinacional Cerrejón, se percatara que tiene de vecino una importante comunidad que fue asentada, después de haber sido desplazada del municipio de Barrancas.

Se trata del Resguardo 4 de Noviembre, comunidad indígena que se encuentra en las narices del complejo carbonífero, el cual está ubicado a un lado de la vía férrea, a sólo 34 kilómetros de Cerrejón.
Según el Representante Legal del Resguardo Néstor Vanegas Ipuana, nunca se interesaron en hablar con Cerrejón y la empresa como tal los ignoró.  Hoy, la comunidad ha visto la necesidad de acercase a su vecino y los indígenas lo mismo.
La mañana del martes,  firmaron un acuerdo de relacionamiento; siendo la carta de navegación que los lleva a trabajar en conjunto y sostenible entre la multinacional y las comunidades de Coveñas, Rio de Janeiro, Cerrejón 1 y Kururumana.

El
Presidente de la multrinacional Cerrejón, les solicitó a las autoridades
indígenas estrechar sus manos, como símbolo de unidad que comenzó el martes anterior en
el Resguardo 4 de Noviembre de Albania.

Un acuerdo de relacionamiento que no permita vivir en comunidad, de forma respetuosa, con las tradiciones que tiene el pueblo wayuu y podamos nosotros, a través del dialogo como elemento fundamental, a través de la palabra por llegar acuerdos que sean gana en las diferentes partes, indicó Roberto Junguito Pombo, Presidente de Cerrejón.

También dijo que la relación ha sido cordial, siempre se presentan eventos que hay desacuerdos, pero lo que estamos haciendo hoy, precisamente, es un hito muy importante.
“Buscar soluciones en conjuntos, ese es el camino que tenemos que seguir. Es un sector complicado, porque es un cruce de caminos y creo con este acuerdo, esto sea un área de paz y dialogo”, manifestó Junguito Pombo.
La comunidad quiere de Cerrejón toda la asesoría y acompañamiento para todos los proyectos “Queremos elaboración y formulación de proyectos, que nos apoyen en los sectores de medio ambiente, agua, vivienda y educación”, puntualizó Vanegas Ipuana.
Este sector en donde la guerrilla de la Farc ha dinamitado más la línea férrea. Parece ser un lugar neurálgico y estratégico para los subversivos. Y según Vanegas Ipuana “es una área geográficamente que se presta para hechos delictivos”.
También tiene una vía nacional (no asfaltada), que transita mucha gente, en especial comerciantes, contrabandistas de gasolina y corredor de escape de grupos irregulares, que comunica al Resguardo con el corregimiento de Cuestecitas, al igual que con Maicao y el norte del Departamento.
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here