Esos 34 días fueron los más duros de mi vida: Manuel Sierra Deluque

-Publicidad-

Manuel Cayetano Sierra Deluque, recuerda el 20 de agosto del 2014, día en el que dos funcionarios del CTI se lo llevaron detenido para la capital del país y lo recuerda con mucha precisión, porque fue el comienzo de los días más duro que ha vivido en su vida.

Sierra Deluque fue detenido el 20 de agosto en la puerta de la Alcaldía de Riohacha, en dónde se desempeñaba como Secretario de Hacienda, siendo un funcionario estrella de la administración del Alcalde Rafael Ricardo Ceballos Sierra y para le época de los hechos se desempeñó como gobernador encargado de La Guajira, año 2007.

“Me acuerdo que era miércoles. Entré la oficina a las 8 de la mañana hasta las 2 y 30 de la tarde. Ese día almorcé en la oficina y evacue todos los papeles y oficios”. Argumentó Sierra Deluque, fue como premonición  porque todo lo dejé en orden.
Cuando el reloj marcaba las 2 y 32 minutos de la tarde, salió a la puerta de la Alcaldía y allí siempre llegaba gente a pedirle favor.
“Eso me agradaba, poder colaborarle a la gente. Sentados en la Plaza Padilla, observé dos personas que no eran conocidos, uno le dijo al otro ese es. Pero dentro de mí imaginario pensé que eran otras personas que me iba a pedir un favor, algún recibo de predial o otra cosa.
Se le acercaron y uno de los detectives le mostró el carnet de la Fiscalía. Luego le puso a la vista el papel de la orden de captura. Lo único que le pidió fue que lo dejaran hacer una llamada. “Estaba muy preocupado porque no sabía a qué me iba a enfrentar ya que estaba totalmente ajeno al proceso”.
Se comunicó con su señor padre Manuel Sierra Pimienta y le comunicó la situación. “Papá me está pasando esto. Trate de apoyarme en esta situación”. Salieron caminando para la esquina del Arimaca y llegamos a pie hasta la fiscalía.
Ellos pensaban sacarme en el vuelo de la tarde. “Les decía que era hipertenso, no puedo subir enseguida a Bogotá, ya va ser de noche. Me llevaron a Medicina Legal y el médico comprobó que tenía la presión un poco alta.
“Fue otro momento impactante fue cuando salgo de Medicina Legal y observo tanta gente, abrazándome dándome fuerzas. Me llevaron a la Fiscalía nuevamente, me sacaron a eso de las 11 de la noche hacia Santa Marta, llegamos casi a la 1 de la mañana. Me despertaron a las 3 y me llevaron a la clínica a tomarme la presión, ya estaba un poco mejor.
Tomamos vuelo comercial a las 6 y llegamos a Bogotá a la 7 y 30 de la mañana como personas común y corriente. No lo esposaron.
Estuvo detenido en el edificio donde funcionó el Das. Allí existe una sala de paso, que es administrada por el Inpec, pero con los protocolos de seguridad. Sólo recibía visitas los sábados podría visitarlo una persona y una hora diaria para observar el sol.
Recuerda que los custodios un día dijeron: se sobró el costeño. Le habían traído de Rioahcha: cazón, pargo frito, tortuga, queso y yuca cocida. Añoraba comer tortuga todos los sábado, era una costumbre que se la estaban quitando.
También se sintió que me estaban desprendiendo de mi lugar. “Hoy se desencadenan esos 34 días gracias a Dios que nos dio la fuerza suficiente para superar esta prueba, pero esta situación no se la deseo ni al peor enemigo. Aprendí mucho, reflexioné bastante y en estas circunstancias se aprende a valorar la familia y a la gente”.
Sierra Deluque dijo que es una experiencia muy dura, difícil pero que resultó fortalecido viendo tanta solidaridad de la gente que nos apoyó. Muy agradecido con Riohacha y La Guajira, fue lo que nos dio fuerza y es un regalo que Dios para que pudiéramos llevar estos días tan difíciles que pasamos.
Finalmente, aseguró que vino con el corazón abierto y sin resentimiento hacía nadie y dijo que estará trabajando a donde Dios lo ponga.

Escribió: Climaco Rojas Atencio

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here