-Publicidad-
Mientras es reconstruido el pueblo wiwa de Ziñane, el cual fue destruido a causa de un incendio en las 37 viviendas que lo conformaban, los niños de esta comunidad recibirán sus clases en la sede de la Casa Indígena de Riohacha, ubicada frente al mercado público de esta ciudad.

Cincuenta y tres menores pertenecientes a esta etnia, continuarán sus actividades académicas en Riohacha para que no se atrasen en el año escolar 2014, para ello, la Alcaldía Mayor, a través de la Secretaría de Educación, a cargo de Alejandro Rutto Martínez y la Dirección de Gestión del Riesgo Municipal que lidera Jhon Cataño, entregó los pupitres necesarios para que los menores puedan recibir las enseñanzas de sus maestros, quienes se encuentran en esta ciudad por la mismas razones que los estudiantes.
Los niños wiwa también recibieron kits escolares que contienen un morral, cuadernos, lápices, y otros elementos, pero en estas entregas también fueron atendidos los maestros quienes recibieron sus escritorios de trabajo.
Padres de familia, maestros y educandos agradecieron a la Administración Municipal por toda la atención ofrecida tras la tragedia padecida por esa comunidad, quienes por parte de este gobierno además del apoyo para que los niños sigan estudiando, ya han recibido alimentos, hamacas, sábanas, agua potable en bolsas y en carrotanques.
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here