Desesperados se encuentran los
habitantes de un sector del barrio José Antonio Galán ante la constante salida
de agua del acueducto a la vía por parte de la institución Educativa Almirante
Padilla, especialmente los fines de semana.
“Toda la vida he vivido en este sector
de la carrera 16 con la calle y desde el año pasado estamos sufriendo del
impacto ambiental que viene generando esta institución, donde la fuga de aguas
crea una corriente fuerte y corre por el frente de las viviendas de esta zona”,
manifestó Jenny Fuentes Dávila, habitante del barrio.
De acuerdo con la residente de este
barrio, solo falta la intervención de las autoridades competentes como la
Corporación Autónoma Regional de La Guajira, Corpoguajira y la alcaldía Mayor
de Riohacha, porque las directivas del claustro académico poca atención le han
brindado al asunto.
“Muchas veces he ido a colocarles la
queja en son de dialogo, dándoles a conocer esta problemática a la rectora del
plantel (Maritza Frías) pero no ha hecho nada referente a la solución de esta
corriente que es frecuente los días jueves y viernes cuando llega el agua a
este sector”, agregó Fuentes Dávila.
La querellante se acoge a la
Constitución que en su artículo 79 afirma que toda persona debe vivir en un
ambiente sano y considera que se está violando el derecho antes expuesto.
“Tenemos una problemática ambiental que
nos está afectando la salud y deteriorando la calidad de vida de nosotros los
moradores del barrio; porque el sector se ha convertido en una proliferación de
vectores, porque el agua es limpia, donde el mosquito que transmite el dengue y
el chikungunya se cría y reproduce en estas aguas”, remató Jenny Fuentes.
Jenny Fuentes Dávila
Para la habitante del José Antonio
Galán, el sector donde reside puede ser un lugar apto para que se incuben los
insectos transmisores de enfermedades, que pueden ayudar a acrecentar una
epidemia en la ciudad.

-Publicidad-

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here