De no realizarse el proyecto quedarían cesantes entre 600 a 1100 empleos directos. Es un atropello bárbaro que la empresa quiere hacer con el desvío del arroyo. Corpoguajira hará un estudio especializado.
La multinacional invitó a los periodistas que laboran en La Guajira para que conocieran el proyecto expansionista que tiene la multinacional para este año y solo están a la espera de los permisos que otorga Corpoguajira.
El desvío del cauce del arroyo Bruno se hará en unos 700 metros más hacia el norte en una distancia 3.6 kilómetros, quedando más lejos del casco urbano de Albania, en predios de la compañía, sin que presente afectaciones a comunidades vecinas.
La compañía informó a través de sus voceros, que desde el año 1998, está contemplado ese desvío, por lo que ya se cuenta con las licencias ambientales, solo esperan los permisos para usos de recursos naturales que concede la autoridad ambiental en La Guajira.
La empresa hará la intervención para mantener la producción de 35 millones de toneladas de carbón por año. A cambio del daño ambiental, la empresa ha planeado propuestas de compensación que apuntan a mejorar la oferta hídrica en la región, las cuales serán discutidas con Corpoguajira. También compensará a una comunidad que en tiempo de invierno pesca en el arroyo.
Gabriel Bustos
Según Juan Pablo Lozano, del área ambiental de la compañía, el diseño de la modificación es semejante al actual, el nuevo cauce busca reproducir el hábitat del original, el desvío inicia y termina en el mismo arroyo. Del arroyo se cogerán rocas, arbustos, se harán cuevas, orificios, y vegetación para llevarlos al nuevo cauce con el propósito de recrear esas condiciones ambientales y generar desarrollo bajo el mismo trazado. 
“El cauce nuevo quedará permanente, el agua va fluir exactamente igual y el impacto es relativamente menor y el cauce nuevo tomará algún tiempo. Se hará previamente un humedecimiento con agua del mismo arroyo para ir estabilizando ese lecho y tendrá material del arroyo actual, igualmente se hará la cobertura vegetal y dos años después que se habilite el nuevo riachuelo el impacto será menor”, manifestó Gabriel Bustos.
Corpoguajira estudiará dos trámites ambientales 

El director de Copoguajira Luis Manuel Medina Toro, precisó que estudiaran dos solicitudes trámites ambientales que presentó Cerrejón. Uno es el aprovechamiento forestal y la intervención del cauce.
“Vamos hacer una evaluación rigurosa con experticia dentro de las responsabilidad que tenemos, para garantizar que los impactos ambientales que se vayan a generar puedan ser mitigables y recompensables y sobre garantizar la sostenibilidad de los servicios ecosistémicos que nos genera el arroyo”, puntualizó Medina Toro.
Precisó que las corrientes hídricas tienen los componentes, tanto superficiales como subterráneas y que son recarga de los acuíferos, eso es lo que está por evaluarse en los estudios del impacto ambiental, para determinar cuáles son los impactos que se estarían generando y cómo lo está planteando la empresa Cerrejón, compensar o mitigar. 
Luis Manuel Medina Toro
Indicó que Corpoguajira se apoyará en expertos en la materia que garanticen la sostenibilidad del recurso tanto hídrico como de biodiversidad que tenemos en ese ecosistema que se piensa intervenir.
Es un atropello bárbaro: dirigente cívico 
Para el líder cívico José Ceferino Illidge Gómez, es un atropello bárbaro que la empresa quiere hacer con el desvío del arroyo, porque el nuevo cauce no tiene su fuente subterránea que a la postre es la que lo mantiene vivo.
Aseguró que la corriente de agua que llamamos río o arroyo tienen dos cuerpos fundamentales. El componente superficial que es el que nosotros vemos que corre por el cauce y el componente subterráneos. “El arroyo se va secar porque estaría en un cauce sin alma y eso está condenado a que cuando nos venga el próximo verano se seca y se llenará jamás. 
José Ceferino Illidge Gómez.
Nosotros en La Guajira adolecemos de agua y cómo es posible que nos van a secar una de las pocas corrientes de agua que tenemos de la cual depende la vida de todas las comunidades que están al pie y del área circunvecinas. No podemos dejarnos engañar de la empresa y saber que la compensación se acaba en unos dos tres meses y el arroyo se secará para toda la vida”, puntualizó José Ceferino Illidge Gómez.
Por su parte, geólogo de la Universidad Nacional, Tomas Escamilla, indicó que el río no pierde su memoria, tarde o temprano busca su cauce natural

El arroyo Bruno, nace en Montes de Oca,
recorre 28 kilómetros y descarga sus aguas al río Ranchería en el municipio de
Albania. Unos años atrás se había convertido en una alternativa de turismo para
los maicaeros. 
-Publicidad-
Compartir