Después de las experiencias presentadas en años anteriores durante las fiestas carnestoléndicas, donde jóvenes y adultos causaban desmanes que terminaban por arruinar el desarrollo de eventos, la Secretaría de Gobierno, al mando de Jhon Cataño, mostró un balance de seguridad, donde destacó la reducción de los actos vandálicos durante los desfiles tradicionales.
El funcionario destacó que se mantuvo en cero la cifra de homicidios y se pudieron controlar tanto hurtos de motos como raponazos. “Con la compañía de la Policía Nacional y el Ejército pudimos garantizarle a los riohacheros y  visitantes un carnaval seguro, los uniformados lograron recuperar motocicletas que habían sido robadas en varios sectores”.
Los ciudadanos se mostraron complacidos al ver como solo las riñas propias de una parranda en casas o estaderos y no los desórdenes colectivos en medio de las festividades, marcaron el ámbito de seguridad.
El Secretario asegura que semana a semana se está haciendo un seguimiento a los resultados que arrojan la lucha contra el crimen en la ciudad.
El barrio Coquivacoa en los últimos meses ha sido uno de los más golpeados por los casos de hurtos, entre ellos el fleteo. Cataño afirmó que este sector de la ciudad se le ha aumentado el pie de fuerza para la seguridad de sus habitantes. Añadió que la Policía no manejará solamente diez cuadrantes, sino trece, con el fin de cubrir más sectores vulnerables y reaccionar más rápido ante el llamado de auxilio de las víctimas.
El funcionario aseguró que “la labor ejercida por el comandante de la estación de Policía Riohacha, el mayor Germán Millán Eljach, ha sido efectiva, por cuanto se ve reflejada en los resultados que muestra la institución ante su intervención en los casos de inseguridad en el municipio”.
-Publicidad-
Compartir