Desde que venía en el avión, el vicepresidente Germán Vargas Lleras, le preocupaba que se cumpliera con el suministro del agua las 24 horas todos los días en este proyecto, porque las obras estaban inconclusas.
Este fue el relato del mandatario de los colombianos, Juan Manuel Santos minutos antes de abrir la llave que daba agua potable al Centro Histórico de Riohacha. Este escepticismo lo confesó a los asistentes a dicha ceremonia.
También dijo que entró en pánico y se acordó de El Carmen de Bolívar, que abrió la llave del agua y los minutos el preciado líquido fue suspendido.
El jefe del estado manifestó, por eso le pregunté al operador (William García Medina, gerente de Asaa) usted me garantiza que en esta zona de Riohacha vamos a tener agua las 24 horas diarias 7 días a la semana, por el resto de la vida y me dijo sí”. Pero esta promesa se cumplió a medias; porque muchos usuarios se acostaron sin agua mientras que otros se percataron la situación cuando se levantaron.
Es decir, ese presagio que tenía el jefe del Estado se habría convertido en realidad, porque el agua no llegó en muchos sectores del Centro Histórico.
-Publicidad-
Compartir