A pesar de las dificultades por
reclamaciones de territorio, que enfrentan las familias que deben retornar a
Bahía Portete, después de la masacre del 2006, el gobierno departamental de La
Guajira espera cumplir con el ese objetivo antes de finalizar el presente año.
El Secretario de Gobierno Departamental
Wilson Rojas Vanegas, precisó que esperan cumplir con ese propósito, sin
embargo aseguró que actualmente se han presentando una serie de dificultades
por la tenencia del territorio, que se disputan dos familias que hacen parte de
los clanes Epinayú y Uriana.
“Existe prácticamente un posible
conflicto en el futuro, que estamos tratando de evitar apoyados en instancias
nacionales para buscar una solución concertada”, dijo.
Agregó que para ello se convocará a un
nuevo encuentro entre las partes en conflicto, donde participara la Junta Mayor
de Palabreros, para determinar hasta donde llega el territorio de cada uno,
teniendo en cuenta los usos y costumbres del pueblo wayuu.
Recordó que la masacre fue en Bahía
Portete el 18 de junio del 2004,  y el
territorio es compartido por diferentes familias, pero que tienen el derecho
también las victimas que fueron desplazadas.
Wilson Rojas Vanegas
“Las viviendas especialmente son de los
retornados que son de la familia de Débora y Telemina Barros, quienes han
venido luchando, defendiendo la causa de la masacre de su familia desde hace ya
10 años”, indicó.
El Secretario de Gobierno Departamental
Wilson Rojas Vanegas, reiteró que el retorno no debe crear conflictos al llegar
la familia de Débora y Telemina Barros a Bahía Portete, y encontrarse con que
otra familia esté reclamando el mismo territorio.
Explicó que actualmente el retorno se
encuentra en un proceso de revisión, dando cumplimiento a varios componentes
como el de voluntariedad por las  cien
familias  que van a retornar que
representan aproximadamente a 500 personas, donde la mayoría se encuentran en
Bahía Portete quienes ya  han auto
retornado sin el acompañamiento del Estado de manera voluntaria.
Oro componente es el de seguridad donde
las autoridades como Policía y Ejército, han garantizado que en esa zona no
actúan grupos al margen de la ley, razón para que las familias que regresan
puedan gozar de tranquilidad y paz.
En el componente de dignidad, precisó
Rojas Vanegas que establece temas  como
el de educación, salud, vivienda, calidad de vida, y fortalecimiento al esquema
tradicional socio político, se ha avanzado porque se cuentan con recursos
económicos importantes para cumplir con ese propósito.
El Secretario de Gobierno Departamental
Wilson Rojas Vanegas, reiteró el deseo del gobierno departamental de cumplir a
cabalidad con la decisión de retorno de las familias desplazadas por la masacre
de Bahía Portete, pero hizo un llamado especial a los clanes que hoy se
enfrentan para que a través del dialogo y haciendo honor a sus usos y
costumbres se encuentre una solución concertada que de fin al conflicto.
La Junta Mayor de Palabreros, participara
de un nuevo encuentro entre las partes para evitar un conflicto, y para
determinar hasta donde llega el territorio de cada uno, teniendo en cuenta los
usos y costumbres del pueblo wayuu.
-Publicidad-
Cargando...
Compartir