Hace 148 años, nativos guajiros observaron como los franceses que llegaban en embarcanciones, se embarraban en la laguna Salá para imitar lo que hacían los integrantes de un grupo folclórico en las calles de París, quienes se llenaban de barro y celebraban así cada año la Toma de la Bastilla durante la Revolución Francesa.
Hoy la fundación cultural Embarradores de Riohacha, al mando de su presidente Iván Bruges, no quiere perder la tradición que alegra el domingo de carnaval. “Los que nos vamos a disfrazar de embarradores hoy (sábado) vamos a estar reunidos en la avenida Circinvalar con calle 9 con la presentación de varios grupos musicales, esto va a ser un abrebocas para la festividad del domingo”.
Bruges asegura que han podido instruir a las nuevas generaciones en varias instituciones educativas para el conocimiento sobre esta parte del carnaval no se pierda y pueda cumplir muchos años más. “La Fundación le llevó clases de cultura ciudadana e historia de los embarradores a los cursos de noveno, décimo y once. Ellos han aprendido que somos patrimonio inmaterial de Riohacha desde el año 2007 y una viva representación de la cultura propia de nosotros los riohacheros”.
En vista de la preocupación de muchas personas ante el contenido del barro, el presidente de esta fundación agregó que el barro se ha preparado en un sector no contaminado y seco de la laguna Salá y se ha tratado con hipoclorito para que no cause efector nocivos en la salud de las personas.
“Nosotros desde hace un mes venimos purificando el barro para que cumpla con los requisitos del Invima. Queremos que la gente goce y se sienta segura al abrazarnos y embarrarse con nosotros”, señaló Bruges.
Asimismo, afirma que esta organización cuenta  con más de 300 miembros activos, quienes trabajan por preservar, no solo la manifestación de “Los Embarradores”, sino la del “Pilón Riohachero” y el rescate de los instrumentos utilizados, la música, el vestuario y la expresión oral propias de estas tradiciones.
-Publicidad-
Compartir