“Las fiestas patronales de la virgen de Los Remedios se ha vuelto un espacio para que los políticos vengan a buscar votos y hacer proselitismo”, son las palabras de Édgar Robles, riohachero de nacimiento, quien a sus 68 años ve cómo ha cambiado la celebración tradicional y religiosa del 2 de febrero.

“Antes ningún presidente se asomaba por aquí, no había tantas restricciones en las calles ni nada de eso. Gabriel Barros Se veían personalidades de la vida pública local y mucha gente de los pueblos, era algo más proprio de la comunidad”, añadió Robles.
Para el próximo lunes se espera la llegada del presidente de la república, Juan Manuel Santos. El mandatario aprovechará las fiestas patronales para inaugurar un par de obras importantes en el municipio.
Rodolfo Gúzmán, de 62 años, manifiesta que los cambios han sido notorios acorde a los cambio de líderes religiosos que se han presentado. “A medida que han cambiado de curas, se han visto cambios en la fiesta, cada uno le ha ido poniendo su cuota personal tanto en las misas, como en la entrega de velas y los preparativos”. 
Rodolfo Gúzmán
Por su parte, Gabriel Barros, riohachero de 56 años, le pareció extraño ver como la virgen estaba afuera de la catedral mientras adecuaban las bancas del sitio. “Primera vez que la veo afuera, siempre la sacaban en su día”. Agregó que se ha perdido un poco el respeto porque toman el día “como si fuera un club social, veo que entrevistan a los políticos y personalidades que vienen de afuera y los destacan más a ellos que aun sacerdote o que a la misma virgen”.
Gabriel Barros
Cada uno de ellos coincide al asegurar “que muchas personas que no son devotas, solo vienen el 2 de febrero y que a pedir bendiciones a la virgen, pero sabemos que eso no es así”.
-Publicidad-
Cargando...
Compartir