Un descontento general persiste en la comunidad riohachera que disfruta en estos días de las fiestas carnestoléndicas porque muchos locales comerciales dedicados a celebrar esta festividad han sido decorados desde hace varias semanas con los íconos representantivos del Carnaval de Barranquilla.
Los ciudadanos que habitan en sectores aledaños todavía se preguntan si los dueños de estos sitios no conocen con claridad los elementos representativos del carnaval de Riohacha.  Juan Barros, habitante del Centro, asegura que en los locales comerciales se apresuran a adornar un sitio cuando llega la festividad. “Ellos pareciera que no se toman el tiempo para averiguar sobre los embarradores, sobre las pilanderas o Francisco J Brito, ponen puras vainas de Barranquilla como si estuvieran allá”.
Figuras de personajes como El Torito, La Marimonda, María Moñitos y muchos otros están  pegados en las paredes de estos bares y casetas.
Erundina Illidge de Pérez, una de las representantes de los carnavales, afirma que todavía hace falta pedagogía en escuelas y barrios para que el riohachero entienda claramente quienes son las figuras del Carnaval de Riohacha. “Vemos con preocupación que todavía hay muchos que viviendo en Riohacha no adornan sus negocios o sus casas con la figura de Francisco J Brito o de un embarrador. Es triste que todavía estemos copiando los símbolo de la cultura carnestoléndica barranquillera”.
Riohacheros del común añaden que nunca han visto desfilar Marimondas o Toritos durante los cuatro días de carnaval. Agregan que sería desagradable tratar de imitar los íconos barranquilleros y querer tomarlo como propios.
Mientras los dueños de los locales comerciales deciden mantener las figuras de la tradición barranquillera, los próximos eventos y desfiles seguirán exaltando las figuras que le han dado vida al carnaval más antiguo de Colombia.
-Publicidad-
Compartir