Rubén Darío Cotes Gómez
La muerte del comerciante de combustible
Rubén Darío Cotes Gómez, de 56 años de edad, a manos de sicarios seguramente
fue planeada y debidamente estructurada, ellos buscan sus rutas de escape anexa
para eludir a las autoridades, precisó el comandante de la Policía en La Guajira,
coronel Alejandro Calderón Celis.
El alto oficial lamentó el hecho de
sangre que enluta a muchas familias en Maicao, al igual que quedan desempleados
varias familias que dependían económicamente de Cotes Gómez.
Precisó que el evento está siendo materia de
investigación por unidades de policía judicial Sijin; quienes están realizando
un trabajo metodológico y recopilando información creíble para luego entregársela
a un fiscal que las valorará.
Indicó que del homicidio se señala a dos
personas que se desplazaban en una moto; el parrillero entró a su oficina y sin
mediar palabras le disparó, fue algo rápido por lo que no le dio chance de
defenderse.
“Inmediatamente luego ocurren los hechos
la Policía activa su plan candado que consiste en cerrar diferentes puntos de
la ciudad, a fin de evitar que estas personas salgan del mismo casco urbano.
Pero como son crímenes y eventos me
imagino yo, planeado y debidamente estructurado, ellos buscan sus rutas de
escape anexa para eludir la acción de las autoridades”, aseguró  Calderón Celis.
Manifestó que su familia informó que no tenía
amenazas, e indagando con los demás organismos de seguridad del Estado no era
solicitado mediante alguna orden de captura y se encontraba viviendo en Maicao después
de purgar condena en los Estados Unidos.
Es preciso recordar que hacia 3 y 10 de
la tarde de ayer miércoles fue acribillado en su oficina de la Estación de
Combustible Petro Max de su propiedad en Maicao.
En julio del año 2003, Cotes Gómez fue
acusado de concierto para distribuir cocaína por un tribunal del Distrito de
Columbia, capital de los Estados Unidos; siendo extraditado junto a Santander
Lopesierra, Dolcey Padilla Padilla, Ghassan Omar Fakih, Jaime José Emanuel
Caballero y Carlos Alberto Lopesierra; quienes fueron arrestados en Maicao.
Rubén Darío era hermano de padre y madre
de Mario Cotes Gómez, quien también fue muerto a tiros en la Troncal del Caribe
cerca a la entrada de Campana Nuevo, en jurisdicción de Dibulla, por un grupo
paramilitar.
-Publicidad-
Compartir