Desde
las 11 de la mañana hasta las 7 de la noche de ayer lunes, permaneció la señora
Ana María López Peralta con el cuerpo sin vida de su hermano José Antonio
Sierra Peralta, quien falleció a edad de 88 años. 
Ana
María dijo haberse quedado como en shock; por lo que quedó sin pensar y mucho
menos qué hacer, solo cuando llegó su hermano Jairo López, decidieron llevarlo
al hospital y de ahí fue trasladado a la morgue.
“Mi
hermano almorzó temprano, se acostó y luego me dijo que se sentía con
tembladera, me acerque a la cama y se me murió en mis brazos”, indicó Ana María.
Personas
allegadas al hospital y a la morgue, les manifestaron a los familiares que se
acercaran a la Fundación ‘Gente Como Uno’, porque ellos realizan esa clase de
obras sociales.
De
inmediato Sonia Bermúdez, se puso al frente de la situación recogiendo la documentación
requerida, llevándola a la alcaldía de Riohacha para que facilitaran el ataúd y
darle cristiana sepultura.
El
hombre habitaba en la calle 55 con carrera 10 del barrio La Mano de Dios y cerca
del medio día de hoy fue sepultado en el cementerio Gente Como Uno, de
propiedad de la Fundación.
-Publicidad-
Compartir