Ayer, durante 5 horas estuvo bloqueada la
Troncal del Caribe en dos puntos en La Guajira.  Padres de Familia de la
Institución Educativa Mercedes Romero de El Totumo, zona rural de San Juan del
Cesar, se tomaron el plantel exigiendo alimentación y trasporte escolar.
Desde otro punto, los estudiantes del
Internado San Antonio de Aremasai y Sagrado Corazón de Manaure, no saben lo que
es escribir en el cuaderno este año, porque no han iniciado clases por falta de
docentes.
En varios puntos de la geografía de la península
se vienen presentando dificultades en el tema educativo ya que en su mayoría no
ha sido contratado el servicio educativo que está por fuera de lo que ampara el
Ministerio de Educación Nacional.
Esta situación se hace visible a través de
bloqueos, es el caso de Riohacha, que por diferencias con el operador escogido
por el municipio de Riohacha, pero sin la concertación con las autoridades
tradicionales se presentó esta situación en la mañana de ayer.
Inició el bloqueo en la Troncal del Caribe, aproximadamente
las 7 de la mañana hasta las 12 del medio día, en dos puntos; en la entrada a
la Cachaca, muy cerca del casco urbano de Riohacha en la salida para Santa
Marta  protagonizado por líderes indígenas de la etnia Wayuu y, en el
caserío de Pelechúa, después del peaje El Ebanal, a unos 25 minutos de la
capital del departamento, por docentes alijunas o no Wayuu.
Según la líder indígena Lerena Pushaina, en el
proceso de contratación con el municipio de Riohacha no existe equidad; porque
cada autoridad tradicional avaló cada organización para que prestara el
servicio educativo, pero la administración municipal le entregó el contrato a
otra.
Al lugar de la toma llegaron los secretarios
de Educación y Gobierno del Municipio; quienes mediante el dialogo hicieron que
los nativos levantaran el bloqueo y se trasladaron a continuarlo en el palacio
municipal.
“La educación Contratada en Riohacha es un
negocio y a nosotros nos interesa primero es la niñez, conjuntamente con las
autoridades tradicionales y la idea es que haya participación, equidad para
todos y vayan de la mano los docentes, los rectores y sus ranchería. Que a cada
organización se les de lo que les pertenece”, precisó Lerena Pushaina.
Otro de los malestares es que, están moviendo
a niños y niñas para otros centros educativos, porque los rectores les
proponen  mejores beneficios a sus padres, pero al final resulta
perjudicado es el estudiante, porque le toca trasladarse a otro centro que le
queda más lejos de su ranchería.
-Publicidad-
Cargando...
Compartir