La fila de los usuarios de Saludcoop llega hasta la calle.
Estresado, cansado, con dolor de espalda, con contaminación auditiva y por lo menos con un cuarto del día perdido, así regresa el usuario cuando se ve supeditado a conseguir una transcripción para cualquier proceso especializado en Saludcoop, por el ineficiente servicio de atención. Esa es una realidad que deben vivir los usuarios de esta empresa de salud en Riohacha.
  
Ricardo Antonio Pacheco

La atención de los médicos es buena, igual que reclamar los medicamentos y apartar las citas con medicina general que también es un  proceso que puede hacerse a través de internet.

El viacrucis inicia cuando se requiere que autoricen una orden médica. Se necesita madrugar para reclamar un turno, proceso que se hace manual, presentándose discusiones porque es el mismo usuario quien debe certificar su llegada, puesto que no se cuenta con la máquina dispensadora de ticket-turno.
Durante el día se reparten 200 fichas, sin contar los cupos preferenciales de mujeres embarazadas, con niños de brazos y adulto mayores. Para atender todos los usuarios están dispuestos 4 funcionarios; dos en la mañana e igual número en la tarde.

Cuando ya se está muy cerca de ser atendido, frecuentemente ocurre un error, se cayó el sistema o se interrumpió el servicio de energía y el usuario debe esperar que la situación se normalice o irse para su casa, porque la empresa no tiene alternativas de solución para sus clientes.
Isaac Benítez.

Para Ricardo Antonio Pacheco la situación que se vive al ingreso y dentro de la empresa Saludcoop le parece inaudito, porque hay que hacer cola para dejar la orden para el especialista o un tratamiento especializado que debe ser autorizada y a los tres días nuevamente hay que hacer la cola para reclamarla.

“Yo aparté una cita para hacerle unos exámenes al niño, tengo ocho días de estar esperando la transcripción de la orden y siempre me dicen que no hay sistema, siempre con una excusa mamándome gallo y el niño estudia y tiene una semana perdida, con vómito y fiebre”, manifiesta Isaac Benítez.

Dice que a veces me siente imponente “uno quiere irse a la violencia porque uno se desespera de ver tanta negligencia y la gerencia no hace nada por mejorar el servicio”.
Por su parte, Roberto Carlos Morón, le preocupa la falta de liderazgo de la empresa, ya que se presentan discusiones entre usuarios “aquí entre nosotros mismos empezamos a discutir que quien llegó primero, que tú llegaste de segundo, cuando nosotros no somos culpables del mal manejo que se le está dando a esta entidad.

Wilyer Alberto Torres Deluque

Otro drama vive Wilyer Alberto Torres Deluque, quien dice tener 5 días detrás de una orden para le atiendan a su nieta “nosotros pagamos en Saludcoop la salud de una niña, ella sola, ni siquiera está acompañada, le pusimos una  tutela que se ganó por lo mismo, porque los procesos son muy lentos y tiene que enviarse una enfermera diariamente a la casa.

También precisó Torres Deluque que la empresa aumentó su población a atender y ya La Guajira requiere que la empresa construya una clínica para ver si así se mejora el servicio, porque hoy nos atienden en dos viviendas contiguas.
Los usuarios entrevistados sugieren que la empresa debe tener un cubículo especial para atención preferencial a mujeres en gestación, madres con menores en brazos, ancianos y cualquier persona con discapacidad. 

-Publicidad-

En este orden de ideas, también es prioritario asignar al funcionario competencias precisas para los procesos de recibido y entrega de documentos y/o transcripciones en el mismo tiempo en que el usuario llega a solicitarlos. Evitando así la acumulación de procesos, oxigenando las instalaciones, brindando atención eficaz y oportuna a los usuarios para satisfacción y bienestar de todos.  

Dentro de la oficina, la dependencia parece un mercado presentándose una
contaminación auditiva.

Este medio de comunicación solicitó e hizo presencia tres veces ante las instalaciones, para conocer la versión de la gerente de Saludcoop y fue imposible entablar diálogo con ella, se le dejaron los números celulares para que se colocara en contacto con laguajirahoy.com y hasta la fecha de la publicación el silencio predominó por parte de cualquier representante de Saludcoop.

-Publicidad-
Compartir