El Comandante de Policía de La Guajira Coronel Alejandro Calderón Celis, alertó sobre la presencia de Trabajadoras Sexuales en el municipio de Maicao procedentes del país de Venezuela, cifra que aumentó con respecto al año pasado.
De acuerdo a las cifras que maneja la institución, este año en Maicao se advirtió sobre la presencia de 23 mujeres de nacionalidad venezolana dedicadas al parecer a la prostitución, 10 de las cuales fueron deportadas y 13 sancionadas con multas y deportadas a la vez, porque no contaban con el permiso laboral que requieren las autoridades.
De acuerdo a información que maneja la Policía, las trabajadoras  sexuales  muchas veces no se quedan en el Departamento de la Guajira, sino que siguen a otras ciudades como Santa Marta, y Cartagena.
El Comandante de Policía de La Guajira Coronel Alejandro Calderón Celis precisó que las mujeres llegan a la zona fronteriza,  porque el bolívar está demasiado bajo y el peso demasiado alto y a ellas les conviene más trabajar en territorio colombiano, porque les rinde el dinero.
Puntualizó, que algunas permanecen un promedio de diez a quince días en La Guajira, se devuelven a su país y  luego regresan para seguir ejerciendo esa actividad
“Hemos notado que también pasan a otros puntos del sur de La Guajira, lo cual estamos haciendo estas actividades y operaciones con migración Colombia para ir verificando cuales específicamente son esos puntos”, dijo.
El primero en alertar sobre el tema fue el propio Gobernador José María Ballesteros, quien referenció la situación al Presidente de la República Juan Manuel Santos para que sea tratado a través de la Cancillería.
“Esta es una situación compleja, que requiere la intervención del alto gobierno y por eso pedimos su ayuda”, dijo.
El mandatario expresó que le preocupa el tema de salud pública por lo que le pidió al Secretario de Salud Departamental trabajar en el asunto y verificar realmente en qué condiciones llegan a trabajar a la zona de frontera.
Aseveró que es una situación delicada que debe tratarse con mucho respeto donde prime el bien común.
-Publicidad-
Compartir