La autoridad ambiental no ha podido delimitar la franja protectora del humedal del barrio La Esperanza porque varias personas se han ido apropiando de varios metros de tierra y esto ha hecho más dispendioso el trabajo, mientras que el municipio de Riohacha no parece preocuparle nada.
La entidad ha querido darle un debido manejo y conservación a este jagüey que es patrimonio ambiental de todos los riohacheros; en ese sentido, Corpoguajira requirió a la Alcaldía de Riohacha, el pasado 16 de enero de 2015, para que imponga las acciones de ley necesarias que conlleven a retirar la ocupación indebida del espacio interno y del borde que rodea al humedal.
Porque las personas entorpecen y obstruyen cualquier nivel de gestión y niegan las posibilidades de preservar y conservar estos nichos biológicos de gran importancia para la ciudad y sus habitantes.
La Corporación ha precisado que “estará atenta a dicho proceso y,  de encontrarse el hecho sin avances o solución, se dará inicio a las medidas legales y sancionatorias que sean necesarias, con el fin de resguardar el derecho público en materia ambiental y coadyuvar a la protección y conservación de estos sitios de interés ecológico para la ciudad y el Estado”, indicó a través de un boletín de prensa.
El querer de la entidad ambiental es impedir que se continúen vulnerando los derechos públicos y se siga violando la normatividad ambiental vigente, en este sector de la ciudad.
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here