Hoy, a partir de las 8 a.m., se tiene prevista la movilización indígena en favor de la Paz de Colombia, liderada por la Organización Indígena de La Guajira Yanama y La Organización Nacional Indígena de Colombia.
La marcha se hará por las principales calles de Riohacha. El hablar de Paz es un tema de los nuevos tiempos, debido a diversas dinámicas que han propuesto sociedades basadas en sus modelos políticos y económicos han vulnerado el equilibrio del buen vivir de los seres humanos.
Es el Territorio Wayuu un escenario que no se ha escapado de esta lógica, la constante arremetida de las multinacionales y la inasistencia gubernamental han permitido que a nuestras rancherías haya llegado el tema de hablar de Paz, precisamente porque a medida que van avanzando nuestras generaciones, ésta se ve más distante.
El estado colombiano se encuentra negociando con las FARC en La Habana – Cuba, la salida a un conflicto armado de más de 50 años, 5 décadas que se quedan pequeñas ante los más de 5 siglos con los que como indígenas nos ha  tocado lidiar en nuestras tierras, donde a lo largo de este tiempo han desaparecido milenarias costumbres, cosmovisiones y pueblos enteros, pero aún en medio de los evidentes atropellos en contra de nuestra gente a través del tiempo, teniendo en cuenta este escenario que hoy atraviesa nuestro país, levantamos con orgullo nuestra frente para decirle al mundo que los indígenas estamos para aportar a la reconstrucción de Paz en el vivir de las y los colombianos.
El departamento de La Guajira ha venido siendo foco nacional de una sociedad abandonada y por ende colapsada en muchos sentidos; durante tiempos inmemoriales nos ha escaseado el agua y hoy vemos a las multinacionales queriendo arrasar con nuestras fuentes hídricas, como sucede con el Río Ranchería y El Arroyo Bruno, de la mano de la desterritorialización que ha sido una problemática sin dolientes donde siempre vemos al estado de la mano de las empresas más no del pueblo que les ha elegido, asesinatos, desapariciones y desplazamientos por parte de guerrillas, paramilitares, Ejército y la Policía.
Igualmente se han encendido las alarmas, por la física y pura hambre que está matando niñas y niños de las comunidades, expresando con esto que no se debería seguir hablando de paz si no se garantizan de manera integral los derechos de las generaciones venideras.
Consideramos entonces que estos hechos no reflejan un escenario de paz si no se tienen en cuenta que desde el sentir, pensar y proceder de los Pueblos Indígenas, quienes tenemos mucho más por aportar y para lo cual planteamos se requiere con urgencia mesas de concertación incluyentes que garanticen nuestra participación en el modelo de paz del país que habitamos.
Wararat – Bastones que usan Autoridades Tradicionales y Palabreros Wayuu como símbolo de autonomía, sabiduría y poder en la palabra, se suman al clamor colectivo indígena nacional diciendo: ¡Cuenten con Nosotros para La Paz, Nunca para La Guerra! 
-Publicidad-
Cargando...
Compartir