Villanueva mía

A los niños de la sede José A. Mackenzie (pre-kínder y primaria), se les violentan flagrantemente el derecho constitucional de recibir una educación en condiciones dignas. EL Estado colombiano debe garantizar a los 180 niños, matriculados en esta sede, una educación en condiciones apropiadas.

-Publicidad-

Es una obligación, que la administración departamental acabe con esta ignominia. Estos niños, necesitan de una atención especial, porque son los que habitan en los barrios vulnerables del municipio de Villanueva (6 de abril, Pompilio Daza, Santo Tomas, Las Palmas).Como es posible, que en Colombia, país que aspira a ser reconocido como el más educado de America Latina, prevalezcan los intereses de los particulares sobre los derechos de los niños.

En La Guajira esta es una constante. Es inadmisible, que estos niños se formen en instituciones educativas que adolecen de unidades sanitarias decentes. Que no cuenten con una silletería apropiada, que carezcan de transporte escolar. Que la alimentación que reciben en las instituciones estén lejos de las establecidas en la minuta. El frito es la base de la alimentación.

Además, no cuentan con energía eléctrica, lo que impide la utilización de herramientas tecnológica y una apropiada utilización del salón de clase. No tienen una ventilación para contrarrestar las altísimas temperaturas. A esto, le agregamos la falta de ayudas pedagógicas apropiadas.

Hay que cuestionar, el comportamiento de la administración departamental, que no asume con decisión las medidas que permitan acabar con esta ignominia a la que se someten a estos niños. Los docentes hacen más de lo que puede hacer, por lo visto trabajan con las uñas y se esmeran en crear unas condiciones mínimas para que los niños sientan que están en una institución educativa.

La ministra de educación Gina Parody, elude esta gran realidad y se esconde en el mundo de las pruebas Saber, la jornada única, las evaluaciones, los incentivos y pasa de agáchate frente a lo más crucial que consiste en crear las condiciones necesarias para que los niños, jóvenes y docentes desarrollen las actividades académicas en condiciones apropiadas.

Escribió José Camargo

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here